jueves, 26 de diciembre de 2013

Diario del viaje a Moscú (parte I)


La plaza roja de Moscú

Cuando surgió la idea de ir a Moscú poco más que es la capital de Rusia, que visitaría el Kremlin y que mejor ir en verano dado que pueden alcanzar temperaturas de -30ºC en invierno era lo que conocía del destino elegido. Si quieres saber más sobre el viaje y conseguir unos buenos consejos e itinerarios por la ciudad no te pierdas esta primera parte del Diario del viaje a Moscú.

Busqué mucha información sobre Moscú, llevó tiempo organizar las visitas para cada día, los vuelos (con S7 vuelo directo), y de pronto me encuentro que hay solicitar un visado y una invitación para poder entrar al país. Pero aquí te explico todos los pasos para que lleves todo organizado.


TRÁMITES PARA SOLICITAR EL VISADO PARA RUSIA (EN ESTE CASO MOSCÚ)


Los españoles que vamos a viajar a Moscú necesitamos visado y una invitación de entrada al país. Además son muy estrictos con el visado, si no es correcto en fechas o se pierde puede ser un problema y con sanciones.

En la época de nuestro viaje nos pusimos en contacto con iberrusia para que tramitaran ambas cosas (visado más la invitación de entrada al país). La invitación la tiene que hacer el hotel (o si vas a un alojamiento particular pues el encargado), aunque si contratas el hotel con iberrusia te lo hacen directamente.

Creo recordar que el visado costó 100 euros (aproximadamente) por persona.

Desde hace unos años se puede conseguir este visado desde el consulado ruso en Madrid. Dejo el enlace a la web oficial dónde encontrarás toda la información y podrás hacer el trámite (te aconsejo sacar el visado desde aquí, en le momento de nuestro viaje esta opción no existía, pero sin duda esta es la mejor opción).

Además es obligatorio ir con seguro médico, que ya tenía, si no es tu caso, lo tienes que contratar aunque sea para 1 mes o algo así, y entregar una copia de la póliza a la hora de tramitar el visado. En el enlace anterior también encontrarás información sobre los seguros médicos válidos.

El pasaporte tiene que tener un periodo de validez de 6 meses.

Algo incómodo pero obligatorio para los turistas es llevar siempre encima todos los papeles: visado, invitación, otro que te dan al llegar al hotel junto en con el pasaporte allá por donde vayas. Pues te lo pueden pedir en cualquier momento, es cierto que a nunca nos pidieron nada, pero había carteles por el aeropuerto, en el hotel y también lo había leído por internet, así que mejor no arriesgar, aunque también vas con el miedo pensando que puede que pierdas algo o te lo roben….pero bueno, es lo que hay.

También te recomiendo leer la página del maec sobre el viaje a Moscú. Siempre lo hago para cualquier país al que vaya a viajar, es bueno conocer la última actualidad del país y consejos sobre seguridad y trámites.



DIARIO DEL VIAJE A MOSCÚ: PRIMERA PARTE


Cuando buscas información, la mayoría de las agencias de viajes organizan el viaje conjunto Moscú y San Petersburgo, generalmente incluyendo más días al segundo y dejando como mucho 2 días a Moscú. 

Desde luego para gustos no hay nada escrito, siempre prefiero conocer bien una zona, que no pegarme un viaje que sea muy cansado para ir de un lugar a otro. Así que la opción elegida fue Moscú, por que no me podía creer que con solo dos días se podría ver la ciudad y por que me gusta viajar sin agobios.

La entrada de hoy será un poco larga pues va dedicada al viaje a Moscú durante 7 días aunque intentaré ir al grano para no aburrir demasiado y lo dividiré en dos entradas, así que aquí va la primera parte.


En esta primera parte del viaje de 7 días a Moscú te cuento:

  • Llegada a Moscú y primeras peleas con el metro
  • Día dedicado a la visita del Kremlin y la Plaza Roja
  • Recorrido por el centro de Moscú por las zonas de Kitái Górod y Tverskáya
  • Otro día más por el centro de Moscú esta vez por Barrio Arbat y Barrio Kropótkinskaya

Día 1: Llegada a Moscú



El vuelo salía al medio día del Aeropuerto de Barajas y tenía algo más de 5 horas de duración, y más el cambio de hora, llegamos bastante tarde al Aeropuerto Internacional de Domodedovo en Moscú.  

Nada más salir por el aeropuerto se acercaban bastantes hombres insistiéndonos que nos llevaban al hotel (no eran taxis oficiales ni nada), este momento sería el único del viaje en el que alguien nos hablara tanto tiempo seguido en inglés! O bueno, sería casi el único momento del viaje en el que alguien nos hablaría jajaja.


EL METRO DE MOSCÚ. TRAYECTO DEL AEROPUERTO AL HOTEL


Ya había mirado como llegar en tren desde el aeropuerto hasta el hotel, así que quería por libre, es más barato y tampoco parecía muy complicado: 

  • El Aeroexpress es un tren "express" que une el aeropuerto con un intercambiador de Moscú. Este servicio está en tres de los aeropuertos de Moscú. En nuestro caso, al salir del aeropuerto de Domodedovo, el aeroexpress llega hasta la estación de metro Paveletski. El precio son 420 rublos rusos (algo así cómo 6 euros el trayecto). Compramos los tickets en unas máquinas antes de entrar a la estación y estaban en inglés.
  • Desde la estación de metro Paveletski había que coger el metro hasta el hotel en la estación de metro Partizanskaya (dos paradas en la circular marrón y cuatro en la línea azul). 
El tan temido metro de Moscú, efectivamente fue un poco lioso, sobre todo por que los carteles están en cirílico y nos sabes que sentido lleva cada tren (es posible que ahora ya estén en inglés). 

Leí que hay un truco para saber el sentido del metro de Moscú y es que si la voz masculina el tren va hacía el centro y si es femenina de salida. 

Pero claro después del vuelo y los trámites del aeropuerto ya no recordábamos los sentidos así que nos arriesgamos cogimos uno, vimos que íbamos al revés nos toco bajamos y cambiamos de andén. Llegamos a la estación de metro en la que había que hacer trasbordo y esa vez si que acertamos en la dirección correcta, y así el día siguiente ya éramos todo unos expertos en el Metro. La verdad que si te has movido por ciudades grandes no es muy complicado, lo peor de todo es la gran cantidad de gente que hay, eso si que te complica el pararte y orientarte, porque la marea humana te arrastra jajaja.

Ah? Por cierto, ir con las maletas en el metro es muy incómodo, pues no está preparado para ello, no hay casi escaleras mecánicas, son pasillos largos y muchísima gente, mareas de gente mejor dicho, que no te da tiempo ni a pensar si ese es el pasillo correcto. 

La primera impresión del Metro de Moscú es impactante, sobre todo por lo grande que es, por esos andenes que recuerdan a interiores de iglesias, el mármol, las esculturas, la decoración de oro, la propaganda, la cantidad de gente y sobre todo lo rápido que se mueve entren estación y estación y la enorme separación entre sus paradas.

Se dice que hay galerías y túneles secretos que se utilizaron durante la IIGM

En cualquier caso es muy interesante visitarlo, en concreto alguna de las paradas como Mayakovskaya, Kropotkinskaya, Ploshad Revolutsii y Komsoloskaya entre otras muchas más son una actividad turística que no deberías perderte, al menos alguna de ellas, durante tu viaje a Moscú, verás que impresionantes.

Está prohibido hacer fotos (quizás con los tours guiados te dejen sacar alguna) hice un par de ellas rápidamente, pero no te puedes parar ahí detenidamente y el resultado fue horroroso jajaja. Así que bueno, el recuerdo de las estaciones está en mi mente.


Plano del metro de Moscú
Plano del metro de Moscú

Después del primer contacto con el Moscú suburbano llegamos al hotel, unos enormes rascacielos nos esperan. Algo que sorprende es que para pasar al hotel había que cruzar por un detector de metales, tipo a los de los aeropuertos, eso siempre que se entraba al hotel, y siempre enseñar la llave a un guardia de seguridad a la entrada. Este proceso imponía un poco la verdad, pero bueno, será por seguridad.


Día 2 en Moscú: Visitando el Kremlin y la Plaza Roja



El primer día en Moscú no se podía dedicar a otra cosa que no fuera visitar la zona más importante y conocida de la ciudad, estoy hablando del Kremlin y no te puedes imaginar la ilusión que tenía por conocerlo. Esa noche a penas dormí, aunque eso me pasa mucho en los viajes, me entra un subidón de adrenalina jajaja.

La parada de metro Teatralnaya era la más cercana a las taquillas para entrar al Kremlin

No llevábamos la entrada reservada ni nada, así que hicimos la cola en las casetas de tickets, no había demasiada cola y en unos 15 minutos ya estaban compradas. Nos dieron un mapa del interior con números y los puntos de interés. Con la entrada podíamos pasar al interior de las catedrales y de algún museo.

Plano del Kremlin
Plano de las visitas del Kremlin de Moscú

Contar punto por punto todo lo que hay que visitar sería demasiado largo, así un poco resumidamente comentar que el Kremlin es el primer anillo de Moscú, una pequeña ciudad rodeada con su roja muralla. Ha sido residencia de los zares y en la actualidad del Presidente. Verás que algunos edificios rompen con la estética del recinto, la mayoría de la época de Stalin, pero en general es bastante impactante, sobre todo por las dimensiones.

El punto más importante del Kremlin es la plaza de las Catedrales, la verdad, yo no sabía a dónde mirar por que todo llama la atención, puedes estar horas ahí haciendo fotos:

  • La Catedral de la Asunción
  • La Catedral de la Anunciación
  • La Catedral del Arcángel San Miguel

Todas las catedrales se pueden visitar por dentro.

Quizás la más llamativa es la Catedral de la Asunción, lugar de coronación de los zares y en su interior se encuentra el trono de Iván el Terrible. Esta fue la que más impresiona quizás por la decoración, los iconos y los paneles, nunca había estado en una iglesia ortodoxa y claro al ser la primera choca bastante a lo que estaba acostumbrada a ver en otras catedrales.

Catedral en el Kremlin de Moscú
Puerta de una catedral del Kremlin

Muy cerca de la plaza se encuentra la Campana Quebrada y un cañón, con el título del más grande del mundo aunque nunca se ha utilizado. 

También es agradable dar un paseo por los Jardines Secretos y ver algunas de las torres de las murallas. 

Dentro del Kremlin también se encuentra el Museo de la Armería,  unas cuantas iglesias más, senderos para dar paseos, en definitiva puedes estar perfectamente 3 horas o más dentro. 

Como detalle curioso, hay que seguir el itinerario establecido y cruzar las calles por los pasos de peatones, en caso contrario en seguida saldrá unos cuantos señores con uniformes gritándote para que vuelvas al paso de cebra (sí, lo cuento por conocimiento de causa, menudo susto jajaja).

A la salida del Kremlin y justo al lado se encuentran los jardines Alexander, ahí nos compramos unos perritos calientes (hay carritos con comida) y unas cocacolas y nos lo tomamos en un banquito. En el césped está prohibido sentarse, hay mucha vigilancia así que mejor no arriesgarse.

Catedral del Arcángel Miguel en Moscú
Catedral del Arcángel Miguel

Ahora tocaba visitar otros de los puntos fuertes de Moscú y el que todo el mundo asociamos con la ciudad, digamos que es el lugar turístico clave, no es ni más ni menos que la Plaza Roja. Un imprescindible sin lugar a dudas y casi el principal motivo del viaje.

Para pasar a la Plaza Roja, sea la puerta que sea, se tiene que pasar un control de metales. 

Así que a veces habrá que tener paciencia por que según la hora y la puerta puede que se tenga que hacer algo de cola.

Una vez dentro seguro se te quedará la boca abierta de lo que tienes frente a ti. Te encuentras frente a:

  • La Iglesia de San Basilio con sus cúpulas (la famosa que todos conocemos)
  • El edificio del Museo de Historia
  • La puerta de la Transfiguración
  • La muralla del Kremlin a un lado y los GUM al otro (son unos almacenes de lujo)

Es impresionante.

Creo que es uno de los lugares que más me han impactado de los que he visitado hasta el momento.

Murallas rojas del Kremlin
Murallas del Kremlin
Puerta de la Transfiguración Moscú
Puerta de la Transfiguración
Museo de Historia en Moscú
El impresionante edificio del Museo de Historia

En la zona de la Plaza Roja también se puede visitar la tumba de Lenin, no tengo claro el horario, por que pensaba que estaría cerrada pero no fue así. En realidad se visita en unos minutos, porque no te dejan permanecer dentro mucho más de 10 segundos. Haces una foto y sales (bueno, creo que ni hice foto), digamos que es algo "curioso" y poco más.

Por cierto, los GUM (que he mencionado antes) son unos grandes almacenes super lujosos, tanto por las tiendas que tienen dentro como por la decoración del edificio. La fachada es un poco de estilo de cuentos y recuerda un poco a los edificios parisinos, a mi me gustaron. Y merece la pena pasar por dentro.

Almacenes GUM en Moscú
Los GUM en Moscú

Otra cosa, que no sé si estará siempre ahí pero que sin duda llama la atención, es que justo detrás de la Iglesia de San Basilio había un campamento militar, desconozco el motivo, pero había tiendas de campaña y todo.

Con todas estas visitas se daría el día por terminado, bastante cansado la verdad pero muy impresionante. Ahora tocaba buscar la parada de metro más cercana, y lo que te quiero contar es lo siguiente:

En la línea de metro del Kremlin hay tres líneas que se cruzan pero están unas muy lejos de otras, así que hay pasillos subterráneos enormes, creo que fácilmente puedes estar andando 20 minutos para ir de una línea a otra, y cuál fue la sorpresa que bajo tierra hay todo un gran centro comercial, tiendas de todo tipo, cafeterías, peluquerías, gente por todos lados... en fin, otra ciudad. Enorme como todo en Moscú.



Día 3 en Moscú: Recorrido por el centro: Kitái Górod y Tverskáya


El día de hoy prometía un gran recorrido por gran parte del centro de Moscú y fue todo andando. Muchos kilómetros pero que creo que es la manera de conocer, o más bien tratar de conocer, una ciudad.

Te contaré los puntos que visitamos, pero no puedo reproducir el recorrido exacto por que no recuerdo las calles y a parte que te vas perdiendo un poco. en aquella época había que guiarse con los mapas de papel, jajaja dónde ha quedado eso ya, y te intentas orientar con edificios y sobre todo los bulevares principales. 

Lo importante es tener un poco claro las calles principales, Moscú tiene anillos circulares, el Kremlin es el primero y en las rutas por la ciudad llegamos hasta el tercer anillo. Es bueno tener esta idea cómo referencia.

El recorrido del día comienza en la estación de metro Lubyanka (es una estación bastante curiosa) frente al edificio de la KGB

Para cruzar de un lado a otro de la calle hay pasos subterráneos (esto se repite por prácticamente todas las grandes avenidas). En estos pasos hay tiendas y muchas mujeres vendiendo sus labores. Estos cruces fue una de las cosas que más me impactó del viaje a Moscú porque son muy cansados, normalmente es bajar y subir escaleras para cruzar enormes pasillos para llegar al otro lado, agotador.

La avenida Lubianskii tiene unos cuantos museos que no visitamos, llegamos hasta la calle Varvarka que era el objetivo de la ruta. Esta calle tiene muchas iglesias ortodoxas seguidas, son muy bonitas (esta calle es única en todo Moscú y la considero imprescindible).



Calles de Moscú
Una Iglesia entre todo el caos de calles
Calle Varvarka, imprescindible en Moscú
La bonita calle Varvarka en Moscú

LOS EDIFICIOS DE LAS SIETE HERMANAS DE MOSCÚ


Una vez visitada la calle Varvarka había que llegar para ver de cerca alguno de los edificios de Stalin conocidos como las Siete Hermanas

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial y salir como líder Stalin quiso demostrar al mundo su grandeza construyendo 8 grandes moles de edificios (al final quedaron en 7) entre 1947 y 1953. 

Son los edificios que listo a continuación y que sin duda llaman muchísimo la atención, son imprescindibles en un viaje a Moscú (al menos ver alguno de ellos):

  •  Universidad Estatal de Moscú, 1954 con 240 metros de altura y la estrella de la parte superior pesa 12 toneladas. Por dentro es un entramado de miles de pasillos y salas.

  • Edificios Administrativos de la Puerta Roja

  • Hotel Ucrania, fue uno de los hoteles más altos del mundo con sus 198 metros
  • Ministerio de Asuntos Exteriores de 172 metros
  • Edificio de la plaza Krudinskaya con 160 metros, en este edificio vivían muchos pilotos, aeronáuticos, astronautas por lo que es conocido como “La casa de los aviadores”
  • Hotel Leningrádskaya, con sus 136 metros
  • Apartamentos Kotelnicheskaya, está al lado del río Moskova y fue el primero que terminaron. Tiene una altura de 176 metros.

El que estaba más “cerca” era Edificios de Viviendas Kotelnicheskaya, cuando te encuentras frente a ese monumental edificio, el tráfico y todo tan sobrio empiezas a sentirte en la antigua URSS. 


Siete Hermanas Moscú
Al fondo una de las 7 hermanas: Viviendas Kotelnicheskaya

La ruta del día sigue por la calle Maroseyka de gran contraste con el resto de la ciudad por son edificios o más bien casitas bajas, una calle curiosa sin duda, y así se llega hasta el segundo bulevar con intención de ver de cerca otro de los grandes edificios de Moscú, el hotel Leningradskaya

Hotel siete hermanas Moscú
Y otra de las siete hermanas: Hotel Leningradskaya
Tráfico en Moscú
El caos circulatorio del tercer anillo
Por el camino te encuentras con iglesias más pequeñitas pero con sus cúpulas doradas que tanto llaman la atención, edificios enormes y letreros que no entiendes.

Edificios en Moscú
Las enorme moles de edificios del centro de Moscú

Una vez visto el edificio seguimos por el bulevar ajardinado de Petrovsky hasta llegar a Tverskaya para bajar hasta la plaza del Teatro Bolshoi

Un poco lioso pero más o menos esa fue la ruta.

Por toda esta zona hay embajadas y tiendas de lujo. Todo muy limpio y "serio". No sé si me gustó o no, pero sin duda es una buena imagen para llevarte de Moscú. 

Aquí terminó el día.

Teatro Bolshoi Moscú
Teatro Bolshoi


Día 4 en Moscú: Recorrido por el centro - Barrio Arbat y Barrio Kropótkinskaya



Este día tocaba recorrer la vieja Arbat y la nueva Arbat.

En la vieja Arbat originalmente se alojaba el ejército del zar, posteriormente pasó a ser de la nobleza y hoy en día es una calle peatonal, turística con restos de lo que antaño fue toda esta zona. 

Es una calle más estrecha con edificios bajos y comercios, posiblemente única en Moscú. Las calles perpendiculares también tienen algunos edificios de interés, algunos de ellos de madera, así que te recomiendo que vayas callejeando y haciendo zigzag por entre las calles.


Vieja Arbat un imprescindible en Moscú
Vieja Arbat

La nueva Arbat es otra cosa, es una avenida larga con anchas aceras y edificios enormes. En línea recta se llega hasta el Kremlin y en el otro extremo se encuentra la Casa Blanca (sí, en Moscú también hay una Casa Blanca). 

Antiguamente toda esta zona era similar a la vieja Arbat, pero en la época del esplendor soviético se demolió toda esta zona para construir esta avenida por donde rápidamente los dirigentes podían llegar al Kremlin, se hacían desfiles militares que terminaban en la Plaza Roja. 

Algo curioso en esta calle es que tiene su propia emisora de radio que se escucha en las mismas calles y las formas de gran parte de los edificios tienen forma de libros abiertos. 

En el extremo de la calle más cercano al centro ha sobrevivido sorprendentemente una pequeñita iglesia que desde luego sobresale respecto al resto de edificios.

Ambas Arbat se unen en una plaza bastante caótica que termina en el Kremlin.

Por esta zona comimos en el restaurante Mu-Mu que hay varios por la ciudad. Pensábamos que sería fácil pedir por ser un autoservicio y terminamos montando una cola tremenda! Que incluso nos empujaban y todo jeje. Al final terminamos pidiendo sin saber lo que pedíamos. El tema colas en Moscú es algo a parte, se cuelan constantemente e incluso te empujan, eso me ponía muy de los nervios.

Después tocaba visitar otro de los imprescindibles en todo viaje a Moscú, la Catedral del Cristo Salvador, enorme! La entrada es gratis y hay que pasar un detector de metales. Justo coincidió que era la hora de la misa y allí nos quedamos viendo un poco en que consistía la ceremonia ortodoxa (que no tenía ni idea).


La bonita catedral del Cristo Salvador
La Catedral del Cristo Salvador

A la salida de la catedral la ruta continua bajando hasta llegar a la estatua de Pedro I, esta zona está llena de palacios y museos (aunque no pasamos a ninguno) para luego volver a cruzar el puente Moskvorestskly y por el puente Luzhkov con unos árboles con candados que daban un toque bastante original.  

La calle peatonal de Lavrushinskly cerca de la galería de Tetryakovskaya y todo esta zona también es agradable dar un paseo.


Calle Lavrushinskly
Paseando por la tranquila calle peatonal Lavrushinskly
Galería Tetriakov Moscú
Galería Tetriakov

Por si no lo he dicho antes, que quizás si, hacer todo este recorrido o bueno cualquier otro paseando por Moscú se tarda y mucho, cruzar las enormes avenidas, el tráfico y las distancias son detalles que hay que tener en cuenta a la hora de organizar el día, sobre todo si tu plan es hacer andando la mayor parte del recorrido. Y desde luego cansa!!!

Hasta aquí la primera parte del viaje a Moscú, pero si te está gustando y quieres conocer las visitas de los siguientes días, entonces no te puedes perder:




No hay comentarios:
Escribir comentarios