miércoles, 19 de febrero de 2014

Qué ver en Casablanca en una visita de 1 día


la gran mezquita de casablanca

En la entrada de hoy te quiero resumir la visita a una de las ciudades que visitamos durante el viaje en coche por Marruecos. Casablanca es la ciudad financiera, es más moderna en algunos aspectos que otras ciudades del país pero también vimos zonas muy descuidadas, puro contraste. No suele ser una de las paradas elegidas durante un viaje a Marruecos pero creo que por ver su bonita mezquita bien merece la pena dedicarle un día. ¿Te apetece conocer qué hay que ver en Casablanca?


Qué ver en 1 día en Casablanca



Seguimos el viaje en coche por Marruecos y toca el turno de hablar de Casablanca, la ciudad financiera de Marruecos. 

A la visita de Casablanca se puede hacer perfectamente en 1 día, llevando todos los puntos que quieres visitar controlados da tiempo de sobra, además no es una ciudad demasiado turística.


DE RABAT A CASABLANCA EN TREN


Para ir a Casablanca decidimos hacerlo en tren desde Salé (o el tren Rabat-Casablanca es la misma línea)

Aunque teníamos en Marruecos el coche apetecía conocer otros medios de transporte y estuvo bien la decisión. 

Casablanca es una de las ciudades más pobladas de Marruecos y tampoco tenía muy claro dónde podríamos aparcar el coche o si habría demasiado tráfico. Al final, el llegar en tren a Casablanca nos permitió ver la estación (vimos las dos estaciones de tren que tiene Casablanca pues fuimos en una y volvimos desde otra), ver cómo son los trenes y el movimiento de la gente. La excursión fue de ida/vuelta en el mismo día desde Rabat.

Comprar el billete de tren fue muy sencillo, sin ir con nada reservado llegamos a la estación de Salé y en taquilla pedimos dos tickets para Casablanca, más tarde nos dimos cuenta que además había máquinas para comprarlos tu mismo. Cómo no teníamos clara la hora de vuelta compramos solamente ida y luego ya en Casablanca compramos la vuelta esta vez desde las máquinas (muy sencillas de utilizar). La frecuencia creo recordar que era bastante amplia, estamos hablando de la línea que une Rabat con Casablanca (dos de las principales ciudades de Marruecos) y diría que había uno cada media hora.

Como curiosidad me sorprendió muchísimo un tren que iba dirección Marrakech dónde no había espacio para una sola persona más, la gente iba literalmente colgada por las puertas de los vagones. Ya asustados ante eso, y pensando que tendría que subir en uno igual, sorprendió que el que tomamos para Casablanca era bastante moderno y cómodo (quizás nos subimos en un tren más caro sin saberlo!! jejeje). Además tenía aire acondicionado! y en pleno Agosto se agradece, vamos que fue un trayecto genial.

Por cierto, hay dos estaciones de tren principales en Casablanca, una cercana al puerto que es en la que nos bajamos para comenzar la ruta, se llama Casa Port y otra más en el centro de la ciudad que usamos para la vuelta a Rabat, se llama Casa Voyageurs. Esta segunda tiene una facha bonita, que te lleva a otra época. Para ver los horarios de los trenes es en oncf.ma.


Edificio de la estación central


RUTA POR CASABLANCA, VISITAS CLAVES PARA HACER EN UN DÍA


Casablanca es el contraste.

Todo aquel que ha visitado otras ciudades Marroquíes y llega a Casablanca, lo normal es que no le guste. 

Ese ambiente como de ciudad detenida en el tiempo que todos buscamos en este viaje por Marruecos, en Casablanca es difícil encontrarlo, o al menos no con un encanto tan especial. 

Por eso, la visita a Casablanca debe ser vista como comparación, ver como vive la gente, las calles (muchas de ellas muy mal cuidadas), el caótico tráfico y compararlo con otros estilos de vida a lo largo del país.

Es una ciudad que tuvo su esplendor en la ocupación francesa, ahora muchas zonas están descuidadas. Fuimos andando por zonas céntricas dónde no había ni siquiera aceras, en contraste, con restaurantes con terrazas muy bonitos. Veíamos cruzar coches muy lujosos y luego gente tirada por los suelos.

Fue el día de todo el viaje en el que más calor pasé, terminé con la cara roja como un tomate!! y eso que antes de salir del hotel me aseguré de echarme protección, desde luego no fue suficiente jejeje.

Llegamos a Casablanca a la estación de trenes llamada Casa Port. Elegimos esta parada pues estaba más cerca de la primera visita, pues la idea es empezar por el punto fuerte de Casablanca, la Mezquita de Hassan II.

Andando desde la estación por un paseo bordeando la muralla de la medina se llega de manera cómoda hasta la Gran Mezquita. Vimos un par de puertas de entrada a la medina bonitas pero en general no había mucho más atractivo. Antes de llegar había una zona con muchas obras y parece que estaban haciendo una zona de edificios nuevos muy modernos, quizás ahora todo esto ya esté terminado. 

Para que te hagas una idea, desde la estación de Casa Port hasta la mezquita de Hassan II fue algo más de 30 minutos andando, en la misma estación había muchos taxis así que si te quieres ahorrar el paseo no tendrás problema en encontrar uno - además los taxis son baratos -. Creo que si ahora tuviera que hacer ese recorrido de nuevo cogería un taxi.

Plaza frente a la gran mezquita

Llama la atención la Gran Mezquita de Hasán II

Es impresionante... en dimensiones, materiales, decoración, la cantidad de salas, la plaza en la que se encuentra! todo! Un imprescindible sin ningún tipo de duda de tu visita a Casablanca.

Según la vas viendo desde lejos ya vas alucinando. 

Es muy bonita y ya empiezo a sacar la cámara de fotos, será un no parar. Junto con la de Abu Dhabi es la mezquita más bonita que he visto.

Mezquita Hasan II Casablanca

Desde luego la visita a Casablanca queda recompensada por esta mezquita. 

Se inauguró en 1993 y es la tercera más grande del mundo. El minarete es muy bonito y es el más alto del país con sus 210 metros de altura. Por cierto, algo impresionante es su localización, por si no lo sabes está justo al lado del del océano por lo que las vistas a los acantilados son muy bonitas. Una cosa curiosa que vimos aquí es que había un montón de gente joven, todo chicos, haciendo saltos hasta el mar por los acantilados, y ahí estuvimos un rato viéndolos - yo impactada -.

La entrada a la mezquita es de pago y es de las pocas de todo Marruecos - en realidad creo que la única - en la que no creyentes o turistas podrán visitar el interior. Eso sí, la visita se puede hacer todos los días menos los Viernes, pues el Viernes en el islam es el día más sagrado - lo vivimos en la visita a Mequinez que estaban todas las tiendas de la medina cerradas, aunque esto casi que fue un alivio jajaja. Para entrar a la visita de la mezquita se hace en grupos en una visita guiada, más o menos hay una cada hora hasta las 15:00 aunque lo mejor es mirar los horarios, y el precio de adultos fueron unos 12 euros cada uno.

La Gran mezquita Casablanca

Una vez visitada la mezquita toca pasear y recorrer el centro de Casablanca, todavía hay bastantes horas por delante.

La medina Vieja de Casablanca es bastante pequeñita, cómo contaba al inicio desde la estación de tren hasta la mezquita la fuimos bordeando y de paso vimos la muralla, nos encontramos con un puerta de entrada muy bonita y bien conservada. 

Me pareció ser la zona más pobre de la ciudad - o al menos de lo que nosotros vimos y de lo que el turista se encontrará -. La atravesamos de punta a punta, es pequeña y teniendo un mapa y un poco de orientación es difícil perderse. La Medina de Casablanca no es tan impresionante cómo la que encontrarás en Fez o en Marrakech pero aún así es un imprescindible, es cierto que estaba un poco descuidada, o quizás fue por las calles por dónde nos metimos ya que fuimos un poco sin rumbo fijo, pero lo bueno es que aquí no tuvimos que enfrentarnos a ningún insistente guía ni nada parecido, aunque es posible que fuera solo suerte.

Llegamos hasta la plaza de las Naciones UnidasAquí aún se seguía sintiendo el ambiente de la cercana medina, aunque esta zona tiene un estilo más actual, pero hay bastante gente y vendiendo cosas (y muchísimo calor, me repito lo sé, pero la mayoría de los edificios eran blancos, el suelo era también cómo blanco y reflejaba el Sol por todos lados jejeje). Según leí, por la noche, la plaza de las Naciones Unidas es uno de los lugares con más ambiente en Casablanca pues aprovechan para salir a pasear, no estuvimos de noche pero imagino que será algo muy similar a lo que vivimos en la Avenida de Hassan II de Fez (sí se llama igual que aquí jejeje). El ambiente nocturno en todas las ciudades que visitamos durante este viaje a Marruecos merecía mucho la pena, era cuando realmente la gente local salía a la calle.

La Avenida Hassan II lleva hasta la Plaza Mohammed V y uno de los lugares más importantes de Casablanca, esta plaza la podríamos considerar cómo un punto de referencia. Algunos edificios de esta plaza son muy bonitos y con un toque entre francés y marroquí, por ejemplo El Banco Nacional o la Oficina de Correos.

Muy cerca, se encuentra la Catedral del Sagrado Corazón, en realidad no es una catedral pero por el tamaño se la conoce así, se construyó en 1930 pero hoy es un centro cultural (no lo visitamos por dentro pero leí que hay exposiciones temporales). 

La siguiente parada fue el Parque de la Liga Árabe, donde impresiona la cantidad de palmeras y que agradecimos por encontrar algo de sombra. Por cierto, por esta zona había restaurantes modernos y aprovechamos para comer - unos pinchos morunos, arroz y un pan riquísimo -. 

Hay otra iglesia también de los años 1930 (más o menos) y se llama Notre-Dame de-Lourdes , esta vez si que se le sigue dando un uso religioso, me gustaron sus ventanales y la estructura tan moderna que tiene - no es una iglesia estilo antiguo -.

parque Casablanca


Mucho más retirado del centro se encuentra el Palacio Real, residencia del actual rey, que no se puede visitar y tampoco se debe hacer fotos, aunque alguna lejana hice, pero no se veía nada. En realidad tampoco te dejan acercarte mucho pues estaba vallado.

Hay una medina nueva o de Habous (cerca del Palacio Real) también de la época francesa, más cuadriculada, todo lleno de tiendas más amplias que las medinas tradicionales. 

Por aquí el paseo fue bastante rápido pues estaba agotada, todo el recorrido desde que bajamos del tren en la Terminal cercana al mar fue andando. Todo Casablanca andando (un poco loco, pero se puede hacer, aunque terminarás como si te hubieran dado una paliza jeje).

Decidimos poner fin a nuestro paseo por Casablanca, ya que consideramos que teníamos una imagen bastante completa de la ciudad, aunque es verdad que me habría gustado seguir curioseando zonas. Ahora tocaba llegar hasta la estación de tren Casa Voyageurs (un paseo andando de más de 25 minutos desde la zona del Palacio Real) y rumbo de nuevo hasta Rabat-Salé.

Estación central de Casablanca


Para los curiosos o amantes de la película "Casablanca" aunque en realidad no se rodó aquí, si que podemos encontrar el famoso Café de Rick, 248, Bd Sour Jdid. Place du jardin public. Muy cerca a la antigua medina - lo llevaba anotado como imprescindible y una vez allí se me olvidó jejeje -.

Y para terminar aquí te dejo un mapa de Casablanca con los lugares que visitamos durante este recorrido:


mapa turismo casablanca



EN OTRAS ENTRADAS YA HE CONTADO OTRAS VISITAS POR MARRUECOS:


Visitas a las ciudades de Rabat y Salé

La sorprendente Fez

También puede ser interesante el cruce de la frontera de Ceuta

Espero que sean útiles ^-^




No hay comentarios:
Escribir comentarios