lunes, 9 de abril de 2018

Un día en Mequinez (o Meknes) en Marruecos: qué ver y consejos



Una ciudad de Marruecos que me sorprendió mucho y que creo que es un imprescindible si se visita el norte de Marruecos es Mequinez, o también llamada Meknes. Tiene una medina perfecta, que te lleva a otra época, y no es tan agobiante cómo puede ser Fez, por eso mismo te quiero contar cómo fue la visita, con consejos y lo que no te puedes perder en un día en Mequinez.

Cuando empezaba a organizar las visitas o lo que me gustaría ver durante el día en Mequinez me di cuenta que nos enfrentábamos a la primera ciudad con una medina más grande y auténtica en este viaje por el norte de Marruecos. 

Según voy leyendo veo que la ciudad está muy relacionada con Mulay Ismaïl

Mulay Ismaïl fue un sultán de Marruecos (1672–1727) y durante su mandato eligió Meknes como capital del imperio dotándola de beneficios y obras arquitectónicas de las que podemos disfrutar todavía hoy en día, dándole unas características al casco histórico que la hacen única. 

Cómo curiosidad sobre este sultán, a mi me gustan este tipo de datos, según  leímos tenía más de 500 mujeres y 800 hijos, así que nos podemos imaginar un poco su mentalidad de grandeza. Y por cierto, tras su muerte Mequinez perdió el poder adquirido y la capital del país pasó a ser Fez.

La medina de Mequinez es nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996, y según contaban las personas que se te van acercando (por que sí, en Marruecos te hablan y te siguen jaja), esto permitió hacer arreglos sobre el patrimonio arquitectónico dotando a la medina de un aspecto que desde luego te lleva a otra época. Todo lo visitado me pareció muy bien conservado.


Visita por Mequinez (o Meknes), qué ver en 1 día



Describir y contar que se puede visitar en Meknes o Mequínez es difícil.

Te podría dar una lista.

Y vale sí, llevaba mi guía en la mano y una lista con todo lo que se puede visitar durante 1 día en Mequinez, pero al final lo que termina ocurriendo es que se te acopla el "amigo/guía" que no te deja casi andar y al final terminas cediendo a que te acompañe y te enseñe algunos lugares. Eso es así en Marruecos.

COMENTARIO-CONSEJO:

La insistencia de los guías improvisados es lo que más me agobió durante todo el viaje por Marruecos. Me gusta ir a mi ritmo y por mi cuenta y si necesito o quiero una guía o una ruta guiada ya me encargaré de buscarla o preguntar en una oficina de turismo, pero en Marruecos, y sobre todo en las ciudades muy turísticas, salen guías cómo setas cuando llueve jejeje. 

Al final si no cedes a uno, lo harás a otro y es muy difícil completar un día sin haber cedido a alguno. 

De todas formas, esto no tiene por que ser malo, es simplemente que hay que asumirlo, es cierto que te contaran cosas interesantes y suelen ser personas muy simpáticas y quieren contarte y también conocer de tu país. 

Por supuesto no te librarás de las tiendas con las que se llevan alguna comisión. Y algo muy muy importante es pactar claramente el dinero (el precio de la ruta) que le pagaras al terminar. En general, siempre querían sacar más de lo pactado y se termina perdiendo bastante tiempo regateando, aquí es importante que o bien mantengas la calma o que viajes acompañado de alguien que la mantenga jajaja, si voy sola le pago al guía más de lo pactado con tal de que me deje ir jejeje.

Después de este rollo, a lo quería llegar, es que Mequinez fue una ciudad que hubo que recorrerla con un guía "acoplado", aunque he de reconocer que contó cosas curiosas, pero también terminé con una sensación de no haber sentido la "adrenalina" que buscaba, menos mal que los días siguientes en Fez y eso fue la bomba de sensaciones!! jejeje


RUTA DE UN DÍA POR LA MEDINA DE MEQUINEZ


La Medina y parte turística de Mequinez se encuentra cómo en lo alto de una colina. 

Llegamos a Mequinez en coche y aparcamos en un hueco que encontramos en la parte baja (y más moderna de la ciudad) y tocó subir andando hasta el casco antiguo. Más o menos para que te hagas una idea, o por si lo necesitas, la zona para aparcar "gratis" es por la Avenida Hassan II (lo de gratis entre comillas es que no descartes que si hay alguien por ahí y te ve aparcar te pida dinero).

Mezquinez es una ciudad prácticamente amurallada, una muralla marrón muy bonita y que además conserva unas cuantas puertas de entrada muy bonitas también.

Esta era la primera medina grande y turística que visitaba en este viaje por Marruecos pues hasta el momento las visitas se habían centrado en pequeños pueblos o las ciudades de Casablanca y Rabat que no tienen medinas tan impactantes.

Puerta de mezquita

Casas y balcones

El primer punto importante para visitar en Mequinez es la gran plaza el-Hedim. 

Es enorme y realmente bonita, de nuevo sientes esa esencia que buscas en el viaje, había restaurantes en las azoteas y tiendas de cerámica en los alrededores. Incluso una pequeña feria instalada con un par de atracciones y la gran medina esperando a ser descubierta (la siguiente foto es la plaza). 

Plaza el-Hedim Mequinez

Impresionante puerta de la medina de Mequinez

La puerta Bab Mansur es impresionante, quizás de las más bonitas de todo el viaje, me encanta este estilo de diseño. 

Muy cerca se encuentra otra puerta de acceso interesante, la Bab Jami en-Nuar (por cierto, Bab es puerta) y el Dar Jamäi un museo de arte marroquí (que no visitamos pero lo llevaba localizado por si acaso).

La visita sigue por la Rue Sekkakin, esta calle está llena de tiendas y hace de separación entre la antigua judería (o Mellah), que en realidad es muy pequeñita y ahora habitada por musulmanes, y la impresionante Medina

Y justo en esta calle un agradable señor decidió hacer toda la visita de acoplado jejeje. Ya comentaba al inicio de la entrada jejeje.

El guía improvisado nos llevó a recorrer la medina de Mequinez, recuerdo los callejones, portales de madera y pasajes cubiertos, restaurantes, riads, y tiendas de todo lo que puedas imaginar. Era realmente increíble, una sensación de viajar en el tiempo, de sentir que estas viendo una película de aventuras (bueno esas escenas que sacan de medinas y bazares jejeje) y estaba muy emocionada. Esa sensación es la que me enamoró de Marruecos.

He de decir que el guía se portó bastante bien y contó cosas muy interesantes de su cultura y de la medina. Durante el recorrido visitamos un montón de mezquitas (por fuera, pues los no musulmanes no las pueden ver por dentro), aunque en cada mezquita siempre señalaba la puerta por la que entran las mujeres y la puerta de los hombres (normalmente la de los hombres era la bonita, con más detalles decorativos, y la de las mujeres muy muy secundaria, en fin...). 

De entre todo lo que vimos el minarete y las puertas de acceso más bonitas son los de la Gran Mezquita.

La ruta siguió por escuelas, panaderías e incluso un hamman. 

En el hamman insistía e insistía de que pasara, por cierto era hombres por un lado y mujeres por otro, pero no entraba en mi plan darme ni un masaje o baño (o lo que sea), pero insistía e insistía, quizás tenía comisión. Al final entré pero simplemente a ver, y realmente creo que lo que quería es que conociera un hamman antiguo, porque desde luego ahí turistas no había y el aspecto desde luego transmitía autenticidad. Evidentemente no pasamos vestidos a los baños, pero unas mujeres insistieron en que me asomará unos segundos jejeje.

Ruta por la medina de Mequinez

La visita fue bastante completa aunque sentí todo el rato estar perdida. El no ser dueña de la ruta pues realmente no sabría decir ni por dónde fuimos. 

Por supuesto, algo que no puede faltar en Marruecos, es que te lleven a algunas tiendas. 

Y en Mequinez la que tocó fue una tienda de alfombras. 

Ufffff, fue muchísimo tiempo en la tienda de alfombras!! 

Era una tienda que eso parecía un almacén y habría miles y miles de alfombras. Allí sentaditos en unas sillas veía pasar el tiempo. El guía y el vendedor venga a sacar alfombras, una encima de otra, que si dirhams para arriba , dirhams para abajo y al final no quería alfombra!!

No comprar nada hizo que el regateo con el guía luego fuera algo más duro. Pues da igual que pactes un precio al principio... al final habrá que volver a hacerlo y creciente. Pero de nuevo los precios son muy bajos, lo que pasa que al final después de los días te vas acostumbrando a la moneda y al precio de las cosas, pero si haces el cambio, muy pocas rutas harías en España con un guía sería algo así cómo 5 euros? El tema es que sientes cansancio mental y sientes que te están engañando, pero es su cultura y es algo que hay asumir en un viaje por Marruecos.

Desde este punto la visita continuó por libre, y curiosamente nadie nos volvió a molestar en lo que quedaba de día, quizás ya nos habían fichado jajaja - aunque tampoco quedaba mucho por visitar -.

Había que comer y lo más fácil fue en un restaurante de la plaza y posiblemente orientado para turistas, pero no teníamos ganas de investigar otros sitios, y tampoco estuvo mal.

Medina de Mequinez

Tiendas cerradas en Mequinez

La calle de entrada desde la ciudad nueva hasta la medina es Rue Dar Semen, desde Bab Bou Amar

Lo que he contado hasta ahora sería la visita hacía un lado de esa calle, pero también se puede visitar el otro lado que sería el Barrio Dar Kebira. 

En esa zona de nuevo hay una gran plaza (aunque no tan impactante cómo la anterior) y muy cerca el Mausoleo de Mulay Ismail que es un sitio bastante importante en Meknes.

Desde esa plaza se puede recorrer una calle bordeada por altos muros, al lado del Palacio Real. Había leído que es interesante visitar los graneros pero quedan un poco retirados y el cansancio ya hacía de las suyas. Desde este punto decidimos ir volviendo dirección al coche y todavía quedaba un largo paseo hasta llegar (toda la visita a Mequinez fue andando).

Por la medina marruecos

detalles de puertas marruecos




Ya que estoy escribiendo sobre Meknes, la cuál me encantó, hay que dedicar unas líneas a sus vecinas Mulay Idris y Volúbilis

Quizás si el viaje hubiera sido en otro época habría incluido en el plan Volúbilis ya que es el yacimiento arqueológico más importante de Marruecos y declarado Patrimonio de la Humanidad. Pero las temperaturas de Agosto, ese sol brillante y bochornoso, hizo que la visita quedara descartada pues me imaginaba ahí en medio del campo, viendo ruinas, sin sombra, sin agua y la pereza me venció. 

Me daba pena no hacer esa visita, más que por Volúbilis, por el pueblo de Mulay Idris y por no visitar el alminar cilíndrico único en Marruecos. Si buscas fotos verás que es precioso y yo tenía muchas ganas de verlo en persona pero el calor era insoportable, venga a beber agua, que solamente penaba en llegar a descansar al Riad (hotel marroquí tipo caserón antiguo).

¿Qué te ha parecido el día en Mequinez? Quizás te ha sorprendido un poco, sobre todo lo del tema guía, pero la visita la recuerdo con mucho cariño, la ciudad es muy bonita e incluso aprendimos bastantes cosas con él. El principal consejo que te puedo dar si visitas Marruecos por libre es tener paciencia, pero sin agobiarte y sin preocuparte, poco a poco te acostumbras a su estilo y es muy interesante descubrirlo.



EN OTRAS ENTRADAS YA HE CONTADO OTRAS VISITAS DEL VIAJE POR MARRUECOS:


Visitas a las ciudades de Rabat y Salé

La sorprendente Fez

También puede ser interesante el cruce de la frontera de Ceuta.



No hay comentarios:
Escribir comentarios