miércoles, 15 de mayo de 2019

Día 3 en Tokio: Mercado de pescado, Zojoji, Roppongi hasta Akasaka



Día 3 en Tokio, Tsukiji, Zojoji, Roppongi, Akasaka

En esta nueva entrada sobre qué ver en Tokio te llevaré por lugares imprescindibles para conocer en la ciudad, de esos que tienes que llevar anotados sí o sí, pero también por sitios menos conocidos en los que no había prácticamente nadie (una maravilla tratándose de una de las ciudades más pobladas del Mundo). Este día 3 en Tokio tuvo un poco de todo, tradición, modernidad, parques y largas avenidas junto con barrios residenciales. ¿Quieres descubrirlo? 

Este nuevo día en Tokio sería uno de los más largos en cuanto a ruta turística se refiere, sobre todo de los días más cargados de kilómetros andando, y si mi aplicación móvil funciona bien, llegaron casi a los 20 km!

Puede que no seas tan loco y prefieras ir de un sitio a otro en metro jajaja pero no puedo evitarlo y cuando conozco una nueva ciudad me encanta organizar unas cuantas rutas de este estilo, caminar de un lado a otro, por barrios que no tienen nada que ver a nivel turístico me ayudan a imaginarme la vida en la ciudad, las dimensiones y también me ayuda a aprenderme el mapa y a orientarme.

Cuando se viaja justo de tiempo es imposible hacer algo así, en esos casos hay que priorizar las visitas y el transporte público, pero desde hace tiempo intento evitarlo.

DÍA 3 EN TOKIO: 

RUTA DESDE GINZA POR EL MERCADO DE PESCADO, TEMPLO ZOJOJI, ROPPONGI Y ANDANDO HASTA AKASAKA



El inicio de la ruta sería desde el hotel (sur de Ginza y la estación de Tokio).

Todo el recorrido fue caminando hasta el final en la parada de metro de Nagatacho.

En total fueron 20 km andando.

El itinerario andando está marcado en rojo en el siguiente mapa (más o menos): GINZA SUR ---> SHINBASHI ---> TEMPLO ZOJOJI ---> TORRE DE TOKIO ---> ROPPONGI ---> AKASAKA


ruta por Tokio


1. VISITAR EL MERCADO DE PESCADO DE TOKIO (MERCADO TSUKIJI)


El mercado Tsukiji siempre ha sido una actividad muy popular entre los turistas que visitaban Tokio, lo malo que tenía esta visita es que había que madrugar mucho para poder ver las subastas de pescado. Lo más popular era las subastas de atún y sobre todo por tratarse de una de las lonjas más grandes del Mundo. 

Quizás por la saturación de gente, o por las instalaciones, desde hace un tiempo la subasta se ha movido a Odaiba, en concreto a Toyosu, a unas instalaciones más preparadas y dónde los visitantes van a través de unas pasarelas.

Pero todavía se puede visitar el mercado de Tsukiji (y alrededores) por que siguen vendiendo pescado, verdura e incluso había tiendas de souvenirs,... vamos un mercadillo, en el que mi sensación fue estar en cualquier otro país menos en Japón, pero que me gustó bastante. Y ya no hace falta madrugar tanto jajaja.

No se podía ni andar por las calles del Mercado Tsukiji.

Colas para comprar comida y sushi, y eso que era muy temprano. Más bien era sushi para desayunar, y sí, en Japón desayuné sushi!

Había tanta gente, las calles estrechas, mal cuidadas, las fachadas de las casas o los almacenes muy deteriorados, con cables de electricidad anudados, una mezcla curiosa que me hipnotizaba. Recuerdo ir de callejuela en callejuela que incluso se me hizo pequeño.

Sin duda, el mercado Tsukiji es una visita que recomendaría para hacer en Tokio (ahora el exterior).


mercado de pescado en Tokio

mercado Tsukiji en Tokio

Muy cerca del mercado, en realidad antes de llegar si vas desde Ginza, se puede visitar el Templo Tsukiji-Hongwanji.

Este templo budista nada tiene que ver en el exterior con otros templos que verás en Japón. Parecía una especie de palacio y quizás lo podrías ubicar en otra zona asiática, diría por ejemplo en India. 


Templo Tsukiji-Hongwanji en Tokio Japón

2. ESTACIÓN DE SHIMBASHI PARA BUSCAR EL RELOJ GHIBLI


Desde el mercado Tsukiji y en en una ruta andando de una media hora se llega hasta la estación de tren Shimbashi. Este paseo no tiene ningún tipo de atractivo, pasarás por grandes avenidas y vías de tren y autopistas elevadas.

Una vez en Shimbashi fue un caos.

Es enorme! no por la estación, que también, si no por que es una especie de complejo de oficinas, varias alturas que no sabes por dónde subir, difícil cruzar las calles para lo que hay que subir y bajar puentes, en fin, lo recuerdo muy cansado, y todo por ver una "frikada" jajaja.

El reloj Ghibli lleva en la fachada del edificio de la televisión japonesa NTV desde 2006, y he de reconocer, que es más impresionante de lo que me imaginaba. Diría que es enorme y tiene muchísimos detalles. Así por poner un ejemplo me recordó al Cortylandia (decoración navideña del Corte Inglés en Preciados Madrid jajaja).

El reloj se pone en movimiento y con sonido a las 12:00, 15:00, 18:00 y 20:00. El objetivo era llegar al de las 12:00, pero dando vueltas en busca de una escalera (hay que subir como a un parque elevado) escuchaba una musiquilla de fondo... sí, eran las 12:00 jajaja, y sí, me perdí lo que sea que haga el reloj.



estación de Shimbashi en Tokio

Otra de las visitas que llevaba anotadas para hacer en esta zona era pasar por los callejones cercanos a la estación dónde se encuentran las Izakayas, son unas tabernas típicas japonesas muy populares entre los trabajadores, en realidad están en muchas estaciones de tren en Tokio así que te recomiendo que en algún momento las incluyas durante tu viaje. A mi este tipo de callejuelas me gusta mucho. Encontrar esta zona en Shimbashi fue agotador, aquí cruzando calles de un lado a otro noté como se agotaba mi energía jajaja. Es verdad que las Izakayas impactan más al atardecer, cuando termina la jornada laboral, pero aún así son curiosas.

3. UN TEMPLO IMPRESCINDIBLE EN TOKIO: ZOJOJI Y LA TORRE DE TOKIO


Recuerdo perfectamente lo que sentí en la ruta andando desde la visita al reloj Ghibli hasta el Templo Zojoji. 

Ese paseo era por calles normales, sin coches, en las que solo circulaban bicis y algún repartidor, no incluye nada atractivo que ver, es simplemente calles de Tokio, dónde la gente salía en busca de la comida del medio día, los konbini (las tiendas de 24 horas que serán tus aliados durante el viaje a Japón) estaban a tope y de vez en cuando había pequeños templos. En este punto dije que no andaba más, quería comer!!! jajaja. Y ahí, en una zona en la que pensarían que estos turistas están perdidos, en un sitio que no sabría colocar en el mapa, me tomé mis platitos de sushi y arroz.

Ahora sí, tocaba visitar uno de los lugares clave en todo viaje a Tokio, un lugar imprescindible y que sin duda tiene que estar en tu lista, el templo Zojoji.

La enorme entrada al recinto, Sangedatsumon, estaba en obras, se supone que es la parte más antigua de todo el recinto, pero los andamios estaban muy camuflados por lo que no estropeaba demasiado la estructura. Una vez cruzas la puerta te encuentras con el templo principal y al fondo la Torre de Tokio. Esta es una de las imágenes típicas y a la que todos hacemos foto.

El recinto es bastante grande y a parte del edificio principal se pueden ver otros pequeños santuarios. Para mi lo más bonito son las hileras de estatuas de jizos que se encuentran en un lateral. Los jizo son deidades guardianas de los niños y suelen ser en honor a bebés fallecidos. Les suelen colocar gorros rojos de lana, baberos y molinillos de viento.

El tiempo que te lleve la visita dependerá del detalle con el que te detengas. Diría que mínimo 1 hora.


templo Zojoji y Torre de tokio

jizos en japón

ver jizos en Tokio


La siguiente parada del día es la Torre de Tokio.

La torre de telecomunicaciones se construyó en 1958 y hoy cuenta con un mirador (a dos alturas, 150 metros y 250 metros) con buenas vistas de Tokio pero con precio de 900 yenes.

Aunque parece que la Torre de Tokio está cerca del templo Zojoji llegar hasta su base costó un poco. Recuerdo la enorme cuesta hasta llegar y quizás también fue un poco culpable el zigzag por el Parque Shiba Koen que se encuentra al lado, en el que por cierto se pueden hacer fotos bastante bonitas y había cerezos en flor.

Dicen que la Torre de Tokio es la Torre Eiffel de Tokio, y bueno... a ver... no lo es jajaja, pero si que es verdad que en parte es un icono y que quizás por los anime y manga muchos podemos reconocer. Pero tanto como una Torre Eiffel, pues no.

Debajo de la Torre, puedes pasar que es gratis lo que es de pago es subir al mirador, hay unas cuantas tiendas de souvenirs y algún restaurante. Recuerdo el olor de los crêpes! y por si algo es popular es por la exposición o la temática de One Piece, es algo así como un mini-parque de atracciones.


mirador torre de tokio

4. UN BARRIO CURIOSO, ROPPONGI


Sigue la ruta andando de este tercer día por Tokio desde la Torre de Tokio hasta llegar al barrio de Roppongi.

La ruta empieza en cuesta. 

Una gran avenida dónde lo que había era principalmente embajadas (la Rusa, de Nambia, la de España también se encuentra por la zona), y poco a poco, de estar en una zona muy tranquila se va llegando a un cierto "caos". 

En cierto modo, Roppongi fue el primer contacto con el Tokio de luces de neón, bares y restaurantes en las alturas y mucha gente por la calle. Ah, y recuerdo las vías de tren o autovías en altura. 

Según había leído Roppongi es una zona bastante conocida para salir de fiesta por la noche, entre extranjeros principalmente, pero este ambiente no lo conozco así que no puedo opinar jajaja. 

La llegada a Roppongi coincidió con media tarde y lo que había era trabajadores de un lado a otro y muuuucha gente por la calle sobre todo en el cruce cercano a Roppongi Station.


roppongi un barrio de Tokio

Muy cerca se encuentra una zona que llaman Tokyo Midtown. Es un conjunto de nuevos edificios (rascacielos) con restaurantes y algún parque. También en la zona está Roppongi Hills pero había que cruzar de nuevo toda la calle y dio pereza ir a visitar esa zona jaja.

Después de un descanso en un Starbucks, en el que terminé con la cabeza como un bombo, y gracias al café estaba hiperactiva de nuevo, energía suficiente para llegar andando hasta Akasaka!

5. BARRIO DE AKASAKA PARA LA SORPRESA DEL DÍA


Diría que Akasaka no sale en las rutas turísticas de Tokio salvo que cuentes con al menos una semana en la ciudad o que te alojes por esta zona y ya de paso ves algo del barrio.

Para mí, visitar Akasaka fue algo así como una zona del día a día de Tokio. Pero también había bastantes hoteles y oficinas. Una mezcla un poco de todo. Pero el objetivo de ir hasta aquí era visitar unos santuarios que tenía entre ceja y ceja, había visto fotos en instagram y quería ir sí o sí. Y tengo que decir que fue la mejor parte de este día en Tokio.

Santuario Hikawa jinja es bastante pequeñito y diría que el principal del barrio de Akasaka, quizás precisamente por eso, sentí mucha tranquilidad. No había nadie, solamente llegaban personas solitarias de vez en cuando. Se construyó en 1730 y parece un pequeño oasis.

Santuario Hie jinja más que Akasaka diría que es la zona de Nagatacho, pero vamos están al lado. Añadí el santuario Hie jinja en la ruta por Tokio por que por un lado quería visitar algo poco turístico y por otro por que me encantó el caminito, o más bien la subida de escaleras, con toris rojos.

Te recomiendo entrar al santuario por una puerta secundaria, al sur según llegas por Akasaka, pues cuenta con escaleras mecánicas y te ahorras una buena subida. Una vez arriba hay bastantes detalles y visitas pues por los alrededores hay jardines y pequeños santuarios, y lo mejor de todo era la tranquilidad. Para mí, esta visita fue de las mejores en Tokio.


santuarios menos conocidos Tokio

toris rojos en Tokio

santuarios y templos menos conocidos en Tokio


6. IMPRESIONES DEL TERCER DÍA EN TOKIO



De entre todo lo que te he contado para mi lo que es imprescindible para ver en Tokio sí o sí sería el Mercado de pescado, el templo Zojoji y si quieres ver algo curioso y menos conocido Santuario Hiejinja es de esos lugares que no esperas encontrar en Tokio. 

Del resto de la ruta pues dependería de tu tiempo disponible y lo que te guste conocer ciudades en zonas más residenciales y del día a día.

Cuando llegué al hotel y pude descansar estaba muy contenta de todo lo que había visto y aprendido este día, pero he de reconocer que la ruta fue bastante cansada. Y otra cosa, si hace mal tiempo o mucho calor no la recomendaría, en metro a los puntos importantes y listo.


En este tercer día en Tokio recuerdo:

  • Pensar que estoy en otra ciudad al visitar el Mercado de "Pescado".
  • Un día con mucho Sol, calor y cansancio por no dormir del todo bien, pero con unas ganas (que no sé de dónde las saco) por querer ver todo Tokio.
  • Comer en un sitio a dedo.
  • Me gustó el templo Zojoji y sobre todo los alrededores con los jizo.
  • El Starbucks de Roppongi dónde terminé hasta el moño (o coleta) del "konichiguaaaaaaaa". Te recomiendo que no te sientes cerca de la barra de pedir.
  • Los toris rojos y la foto clásica de todo viaje a Japón (una sorpresa en Tokio que no había nadie!).
  • El paseo nocturno por Yurakucho (ya después de descansar y en busca de la cena).




Al siguiente día Tokio se nubló, y se nubló tanto que estuvo todo el día diluviando, un frío horrible, que nada tiene que ver con el día soleado que hizo en este tercer día en Tokio. Cosas de la "Primavera". Así que el único plan factible era o ir a un museo, o ir de centro comercial en centro comercial en Odaiba. Todo esto lo contaré en la siguiente entrada, que al final el día no terminó tan mal como pintaba:



>> Detalles del día completo en la isla de Odaiba Tokio <<







Pero si quieres ver todo lo que puedes visitar en Tokio en 7 días, o coger ideas para las visitas imprescindibles, no te pierdas la guía de 7 días en Tokio.





No hay comentarios:
Escribir comentarios