jueves, 5 de diciembre de 2013

Diario del viaje a Estambul: Topkapi, Gran Bazar, Mezquitas (parte I)


Diario del viaje a Estambul

Cuando escribo estas líneas, todas las sensaciones que me invadieron durante el viaje en la enigmática ciudad de Estambul vuelven a aparecer. Y menos mal! por que es algo de lo que no quiero olvidarme nunca. Fue un viaje maravilloso y distinto a lo que estaba acostumbrada. ¿Quieres descubrirla? Diario del viaje a Estambul.

Estambul está situada en un lugar estratégico entre Europa y Asia. Esto le permitió durante muchísimos años ser capital del imperio Romano, Bizantino y Otomano. 

Cuenta con más de 16 millones de habitantes, más los miles y miles de visitantes que llegan cada día, por lo que pasear por muchos de sus rincones puede resultar caótico pero a la vez divertido y emocionante.
 
Estambul tiene magia, encanto, olores, mucha gente, bazares y tantas miles de cosas más tiene que es imposible que a alguien le deje indiferente. 

En esta entrada te quiero contar lo que fue el viaje de 7 días a Estambul. Está organizado a modo diario con las visitas de cada día, en esta entrada tocará la primera parte con visitas al centro y las más imprescindibles: Topkapi, Gran Bazar y un gran conjunto de mezquitas.


DIARIO DEL VIAJE A ESTAMBUL 

(PARTE I)



Día 1: Llegada a Estambul



Con un vuelo de Iberia llegamos a Estambul, a el aeropuerto Ataturk, a última hora de la tarde. 

Los españoles necesitamos pagar visado, se podía pagar directamente en el aeropuerto pero esta opción va a desaparecer por lo que se ha habilitado una web para realizar el trámite de visado con antelación y es la que recomiendo que utilices.

Según andábamos por el aeropuerto, taxista tras taxista se ofrecen a llevarnos al hotel. Como estábamos cansados, a uno de ellos le dijimos que sí, un pequeño regateo que no recuerdo si salimos beneficiosos aunque probablemente no, y rumbo al hotel.

Las primeras horas en Estambul ya fueron emocionantes. 

Velocidad al máximo del taxista, adelantamientos increíbles, sin cinturones de seguridad, mientras veía cruzar las primeras mezquitas iluminadas, las primeras calles, y el olor, ese olor que es difícil de describir pero te dice que estás en un país diferente, con una costumbres diferentes, una gastronomía diferente... por fin en Estambul.

El hotel se encontraba en la zona de Lâleli. Todo este barrio está como más descuidado, es más tradicional y religioso. 

Quizás por eso nos gustó la elección. 

No tuvimos ningún tipo de problema, todo lo contrario. Por las mañanas según salíamos del hotel - por una calle secundaria - ya estaba instalado una especie de mercadillo - o top manta cómo llamamos en España - por el que ya era difícil andar. En fin, que ya desde primeras horas del día llegaba el subidón de adrenalina que produce conocer una ciudad nueva y tan diferente a lo que estamos acostumbrados.



Día 2 en Estambul: Visitando Sultanahmet



El día comenzaba madrugando bastante, pero no por llegar pronto a las visitas, sino por que al estar alojados en la zona antigua los primeros rezos de la mañana comenzaron a las 4:00 y luego otro después a las 6:00, así que lo de dormir de un tirón, al menos para mí, fue imposible durante las 7 noches en Estambul. 

Pero ahora a tiempo pasado, una de las cosas que más recuerdo era eso, despertarme con la llamadas de la oración de todas las mezquitas que rodeaban al hotel, era una sensación impresionante.

La primera visita no podía ser otra que el palacio Topkapi. Un imprescindible de Estambul.

Se puede llegar andando muy fácil, siguiendo la Ordu Cadessi, todo recto, y así ya se empieza a sentir la vida que tiene esta ciudad.

Se acercan constantemente a ofrecer que comamos en su restaurante (serían las 10 de la mañana jeje), te sentías observado, sientes el caos que se respira en la ciudad, miles de vendedores por todos sitios y miles de sensaciones que empezaba a sentir y que me acompañaron durante todo el viaje.


calles de estambul
Calles de Estambul
El palacio Topkapi fue la sede administrativa del Imperio Otomano, está rodeado de 5 km de murallas y tiene el doble de m2 que el Vaticano. Todos los sultanes lo ampliaban y le hacían reformas, dando lugar al enorme complejo que hoy podemos visitar.

Para la entrada utilizamos el pack completo con audioguía, esto es, la entrada del palacio, los museos, jardines y el harem (este último se visita con guía y creo que es algo totalmente recomendable).

El harem se encuentra separado de los palacios y los jardines. En él vivían las mujeres del sultán, vigiladas por los eunucos. Solo tenían permitida la entrada el sultán y sus hijos (para leer un poco más sobre el harem he preparado una entrada separada con mucha más información, puedes pulsar aquí).

El palacio también cuenta con uno de los tesoros más importantes del Mundo, y se pueden visitar algunas de las piezas como puñales de oro, el 3er diamante más grande del mundo, el bastón de Moises etc.


entrada al palacio topkapi de estambul
Entrada al Palacio Topkapi
interior del palacio topkapi estambul
Interior del Palacio Topkapi
Al final la visita del Palacio Topkapi ocupó toda la mañana, lo que hicimos fue llevarnos unos bocadillos y en uno de los jardines del palacio los comimos (mucha gente hacía lo mismo). 

A la salida del palacio esperaba uno de los lugares más importantes y visitados de Estambul, es la imagen que todos llevamos de la ciudad, la plaza de Sultanahamet: donde a un lado se encuentra la Mezquita Azul compitiendo en con Santa Sofía, ambas impresionantes. ¡Una pasada!

Esta plaza es el lugar más visitado de la ciudad así que te puedes imaginar el ambiente que había. Yo recuerdo que quedé colapsada. No sabía dónde mirar, a un lado una mezquita, al otro otra, entre medias fuentes, y por todos lados gente y más gente.


Santa Sofía en Estambul
Santa Sofía es uno de los lugares más impresionates de Estambul
La mezquita Azul en Estambul
Frente a Santa Sofía se encuentra la Mezquita Azul
saliendo de la mezquita azul
Saliendo de la Mezquita Azul
En esta plaza unos cuantos hombres se acercaron para hacernos de guías, insisten un poco, pero la verdad con decirles "No gracias" y continuar andando no había problema. Nada comparado con lo que puedes vivir en Marruecos.

Algunos detalles a tener en cuenta para visitar esta zona:
  • Santa Sofía:
    • Significa Casa de la Sabiduría Divina.
    • Es la obra más grande y sagrada de la época Bizantina. 
    • Fue catedral cristiana durante más de 900 años.
    • Desde 1453 hasta 1935 fue mezquita. En 1935 se inauguró finalmente como museo. 
    • Precio 10LT. 
  • Mezquita de Sultán Ahmet (Mezquita Azul):
    • Mezquita más grande de Estambul
    • Mandada construir por el sultán Ahmet que con tan solo 14 años subió al trono. Murió a los 28 años y solamente unas semanas más tarde se inauguró la mezquita
    • Tiene 5 puertas para entrar al patio
    • La única Turquía con 6 minaretes
    • Gratuita  
Aquí te quiero dejar un consejo, que en realidad hay que aplicarlo en todas partes del Mundo, pero a mi me pasó aquí, en Estambul.

Llevaba una mochila en la espalda, pequeñita con poco más que un pañuelo y una botella de agua pues nunca guardo nada de valor ahí, pues en la cola de la Mezquita Azul noté algo y al girarme había un chico que estaba abriéndola!! Los rasgos del chico eran asiáticos - no se de dónde - pero desde luego a simple vista no parecía turco. Con esto quiero avisar, que bueno, hay que tener cuidado siempre que se visiten sitios tan concurridos cómo puede ser esta plaza.

A la salida fuimos al Bazar Arasta, al lado de la mezquita Azul, son unas cuantas calles con tiendas de alfombras y artesanía. Muy cerca de aquí hay unas cuantas calles con casas otomanas de madera bastante bonitas.

Aquí termina el primer día en Estambul. 

Volvimos andando por la misma calle por la que habíamos llegado, de nuevo te paran y te insisten en que conozcas sus restaurantes y por Cemberlitas tomamos el primer kebab en la ciudad, buenísimo. 




Día 3 en Estambul: Beyazit y Eminönü



El día comienza visitando la Plaza y la Mezquita de Beyazit. Lo que llama la atención es la puerta de estilo árabe que da entrada a la Universidad de Estambul.

En Estambul dejan visitar casi todas las mezquitas, la mayoría gratis con un donativo voluntario. Es obligatorio pasar descalzos y las mujeres con un pañuelo en la cabeza. 

Prácticamente todos los conjuntos están formados por una mezquita, una madrese, una escuela, el hamman y varios mausoleos. En Marruecos nos contaron que también suele haber un horno de pan, no se si en Turquía será igual.

Muy cerca de Beyazit se encuentra el Kapali Çarshi o Gran Bazar, aunque prácticamente todas las calles de los alrededores forman un enorme mercadillo, casi con más encanto que el Bazar en sí mismo. 

El Gran Bazar de Estambul es de los más grandes del Mundo. Ocupa unas 35 hectáreas, 80 calles y más de 4000 tiendas. 

A pesar de lo que muchos pueden imaginar, pues siempre cuando se ve algo de la ciudad parece una locura consumista del turista en los bazares, yo me agobié muchísimo ahí. Me sentía en un laberinto con todas las tiendas iguales y todo el Mundo intentando que compres. A mi esos sitios me suelen gustar, pero no se que ocurrió con el de Estambul, quizás había demasiada gente, demasiado turismo... no se... el caso es que no es uno de los sitios que recuerde más especial del viaje.

El gran bazar de estambul
Paseando por el Gran Bazar
Las puertas principales del Gran Bazar:
  • Nurousmanie Kapisi. Desde el patio de la mezquita Nuorosmaniye sale una puerta que conduce al Gran Bazar.
  • Beyazit Kapisi cercana a la parada de tranvía Beyazit.
  • Kürksüler Kapisi que conduce a un bazar especializado en prendas de cuero.
  • Sarsikapi Kapisi que llega a la calle Yeniceriler Caddesi.

Muy cerca se encuentra el Bazar del Libro (Sahaflar Çarshisi) Se llega a él saliendo del bazar por una de las puertas del lado oeste: Beyazit kapisi, Haci Hüsnü kapisi o Fesciler Kapisi, para localizarlo hay que meterse por un arco en Hakkakla kapisi, una calle llena de puestos. La verdad escrito así parece un poco lío, pero si no recuerdo mal había una señal que indicaba el camino jajaja.

Después de la visita al Gran Bazar, el agobio de la gente, de los tenderos y del regateo, tocaba llegar hasta la Cisterna de Yerebatan

La Cisterna estaba en los planes del día anterior pues la entrada está casi al lado de Santa Sofía, pero al final no tuvimos tiempo, así que tocaba volver de nuevo a la plaza de Sultanahamet.

La Cisterna de Yerebatan es impresionante, nunca había visto algo igual, incluso no se si pueda haber algo parecido en otras partes del Mundo. Años después se hizo más conocida gracias a uno de los libros continuación del Código Da Vinci dónde gran parte de escenas se desarrollan precisamente aquí.

Descansamos un poco para comer algo y empezamos a pasear, entre puestos y más puestos, en busca de Soulymaniye (o la mezquita de Solimán el Magnífico). 

Toda esta zona antigua de Estambul brilla por la ausencia de los carteles con los nombres de las calles (vale es cierto que alguno hay), pero entre tanta tienda, cuesta, callejuela, es fácil terminar un poco desorientado. Así que dando vueltas y preguntando (en aquella época no se llevaba lo del gps en el móvil y menos con datos y menos con mapas descargados jajaja) al final, llegamos a la mezquita justo en el momento de la oración. 

Cuando toca oración no se admite visitas en las mezquitas para los no musulmanes, pero al vigilante de la puerta le debimos caer bien - quizás vio mi cara de cansancio y desesperación en busca de la mezquita jajaja - que nos indicaron que sin hacer ruido y fotos podíamos pasar y quedarnos en una zona al final en una esquinita, y la verdad ver el rezo fue impresionante! Nunca lo había visto, por supuesto yo era la única mujer ahí - ahora hoy no se ni cómo nos dejaron pasar - pero desde luego es uno de los recuerdos más impactantes y enriquecedores del viaje.

Esta mezquita compite en grandeza con la Mezquita Azul, y quizás porque no había prácticamente turistas cuando llegamos, o porque tenía menos expectativas, la verdad me gustó muchísimo. 

Cerca se encuentra un cementerio donde está enterrado Solimán, y se puede visitar.

Al salir, seguimos paseando por todas estas callejuelas donde debes guiarte por los minaretes de las mezquitas, y por la situación del Bósforo, y con toda esta ruta lo que se recorrerá es el barrio llamado Eminönü. 

una calle cualquiera en estambul
¿Un poco perdida en Estambul?
tiendas callejeras estambul
Calles llenas de tiendas
alrededores del gran bazar estambul
Por los alrededores del Gran Bazar todo está lleno de tiendas

La siguiente visita será la Mezquita de Rustem Pasha, construida en 1561 y cuenta con unos azulejos azules muy bonitos de Izmir. Es bonita llevarla en el itinerario.

Desde ahí se visita el bazar de las especias (muy cerca al Puente Galata) y la Yeni Camii, que cuenta con una situación al lado del Bósforo espectacular.


tustem pasha estambul
Interior de la mezquita Rustem Pasha

Un último paseo por la zona, tomamos un bocadillo de calamares - leí que es algo típico en Estambul - y ya para volver al hotel esta vez cogimos el tranvía.

Hasta ahora no he hablado del transporte. Lo que había en el momento del viaje a Estambul era unas cuantas líneas de metro-tranvía. Años más tarde leí que han construido una línea que atraviesa el Bósforo.

Allí a los billetes para el transporte se les llama Jetones. Se venden en los quioscos cercanos a las estaciones o en las taquillas de la estación. Son como unas monedas al estilo atracción de feria que se meten para abrir las puertas - no sé si el sistema habrá cambiado, la última vez que lo revisé seguía vigente -.

mercado de especias estambul
El mercado de las especias


Hasta aquí esta primera parte del Diario del viaje a Estambul. 

Cómo has podido leer en estos 2 días primeros días en Estambul las visitas fueron más bien un conjunto de imprescindibles de la ciudad, añadiendo calles y mezquitas que te vas encontrando durante el recorrido.

Hasta el momento todas las visitas han sido en el lado Europeo y todavía no hemos utilizado ningún ferry para ninguna excursión. Todo eso os te lo cuento en la siguiente parte del Diario del viaje a Estambul, todavía quedan 4 días para ir descubriendo más rincones de la cudad pero mucho más tranquilos - pues estos dos primeros días fueron un poco paliza, los primeros días de un viaje se empieza siempre muy fuerte jajaja y ahora tocaría bajar la intensidad, mucho mejor -.

Seguramente te apetece leer la siguiente parte del diario del viaje verdad? entonces puedes pulsar en Diario del viaje a Estambul (parte II) (no te lo pierdas).



No hay comentarios:
Escribir comentarios