viernes, 13 de diciembre de 2013

Viaje a Lisboa y Sintra


Qué vistar en Lisboa

El destino del que te quiero hablar en esta entrada, quizás por estar tan cerca, muchas veces queda olvidado de los planes de viajes y es una pena. Es un país que tiene muchos encantos, paisajes, monumentos y sobre todo sus gentes. En esta entrada te contaré todo sobre el primer viaje a Portugal ¿Conocemos Lisboa, Sintra y Évora?


En este primer viaje a Lisboa me habría gustado incluir más destinos,  sobre todo de playa como Cascais, pero no había demasiados días disponibles para el viaje, además al ir en coche desde España un par de días se pierden en el trayecto, pero así queda la excusa perfecta para volver por esta zona de Portugal.

Otro motivo por el que hay que volver a Lisboa es porque perdí todas las fotos del viaje!!! si te gusta viajar y hacer fotos tanto cómo a mí, sabrás lo que eso significa, una catástrofe jajaja. Así que las que aquí pondré son o capturas de google o prestadas.


DIARIO DEL VIAJE A LISBOA CON EXCURSIÓN A SINTRA Y ÉVORA


Día 1 del viaje a Lisboa: Carretera a Lisboa

Este día está dedicado prácticamente a la carretera (A-5 española más IP7 portuguesa). 

Llama mucho la atención como nada más cruzar Badajoz el paisaje cambia radicalmente, todo muy montañoso y muy verde.

Una buena idea es parar a visitar Elvas

Por su localización fronteriza Elvas fue siempre objetivo de ataques y conquistas entre españoles y portugueses, aunque es portuguesa desde 1226 siempre fue un punto clave para los castellanos. Todo esto hizo que se levantara una enorme fortificación con más de 20 torreones y que a día de hoy se ha mantenido bastante bien conservada. Según llegas a la ciudad se puede ver el acueducto de Amoreiras y leí que contaba con más de 840 arcos. 

Ya en el caso antiguo o fortaleza se puede dar un paseo por sus calles, la plaza con la Catedral (o Iglesia de Nuestra Señora la Asunción), todo con casas bajas y blancas, y también un castillo. Es pequeño y se visita bastante rápido. 

Es una parada breve y a mí me gustó. En los alrededores también hay un par de fuertes más que se pueden visitar, el Forte de Graça y el de Santa Lucía. Para que te hagas una idea de cómo son esos fuertes te pongo unas fotografías aéreas donde se distingue perfectamente la estructura poligonal.


Elvas desde el cielo

Murallas Elvas

Estructura de las murallas Elvas


Llegamos a Lisboa por la tarde. 

La entrada a Lisboa fue por el puente 25 de Abril. Se puede ver la copia del Cristo Redentor de Río de Janerio

Había bastante atasco por que sería hora punta, y había que pasar un peaje. Había una cola algo más rápida y allí que nos pusimos. Pero, ¡sorpresa! resultó ser una de las puertas para aquellos que tienen un pase especial similar al Via-T de España, y de eso te das cuenta cuando ya es inevitable salir de ahí, estaba todo lleno de coches y no había manera de cambiar de cola. Así que al final tuvimos que pasar por allí con la correspondiente multa que tuvimos que pagar en el acto!

Un poco enfadados con el despiste y por el retraso que esto supuso, pues perdimos el plan que teníamos organizado para la tarde, tocaba callejear por Lisboa en busca del hotel. Llevábamos memorizado el recorrido que había que hacer hasta el hotel (no teníamos gps ¡qué tiempos aquellos! jajaja solo unos mapas impresos) y curiosamente, llegamos bien, sin problemas (es cierto que tuvimos que preguntar a un par de personas, que tiempos aquellos en los que preguntabas a la gente cómo llegar a un sitio). El hotel estaba muy cerca del Corte Inglés y de la Plaza de España.

Este día no hubo tiempo para demasiadas visitas, un reconocimiento de la zona en busca de algo para cenar. Al día siguiente comenzaría la paliza.



Día 2 del viaje a Lisboa: Paseando por Lisboa (una gran ruta)



Antes de empezar a contar los puntos que hay que visitar en Lisboa, comentar que la ruta quedó mal planificada, ilusa pensaba que 1 día sería suficiente para visitar Lisboa. Pero las cuestas y las distancias fueron mayores de lo esperado, y fue toda una paliza de la que bueno digamos que aprendí, así que desde ya dejo la primera recomendación del viaje:

RECOMENDACIÓN 1: Dedicar al menos 2 días completos para visitar Lisboa.

El día comienza caminando desde la Plaza de España, la plaza del Marqués de Pompal, luego por la Avenida de la Libertad que termina en la plaza Dos Restauradores, sigue un poco por el Rossio para terminar en la Plaza Do Comercio

Todo este recorrido será aproximadamente unos 3 km andando y más o menos línea recta. 

Es agradable pues es todo llano, y se va viendo todo el contraste en las construcciones y en los barrios. En 1755 hubo un terrible terremoto en Lisboa que destrozó toda esta zona y el marqués de Pompal creó un nuevo trazado con una estructura bastante cuadriculada, se le llama la Baixa.

En la plaza Do Comercio, en la que destaca el arco del triunfo y la estatua de José I, ya en la zona de la rivera del Tajo.

Todo el paseo anterior lo recomiendo, es una manera tranquila y agradable de ir conociendo Lisboa. 

En la plaza Do Comercio cogimos un bus que nos llevara hasta Belem. La siguiente parada del itinerario y una zona imprescindible en todo viaje a Lisboa.


Paseando por Lisboa


Toda esta zona de Belem es uno de los puntos fuertes que debe visitar todo aquel que se encuentre en Lisboa. Desde aquí partían las carabelas sus viajes y en su lugar se encuentra la Torre de Belém y el Monasterio dos Jerónimos. 

La plaza do Imperio se encuentra justo enfrente del Monasterio, es un jardín con una fuente. Aunque no nos detuvimos mucho por aquí por que había mujeres vestidas de negro (gitanas) que se acercaban para leerte el futuro y ese tipo de cosas, y eran un poco pesadas. 

Comenzamos directamente con el Monasterio dos Jerónimos. 

Lo que destaca sin lugar a dudas del monasterio es su claustro, de estilo manuelino. Aquí se encuentra la tumba de Vasco da Gama y de reyes como Manuel I.

Al lado se encuentra el Museo de la Marina, la fachada es bastante impresionante. Hay más museos por la zona como el de carruajes y el arqueológico.


Claustro Monasterio dos Jerónimos

Monasterio Lisboa


Si te encuentras por la zona también hay que visitar el Monumento a los Descubridores, con muchas esculturas de los grandes exploradores portugueses liderado por Enrique el Navegante. En el suelo hay una enorme brújula.


Otro monumento totalmente obligatorio es la Torre de Belém y por supuesto entrar en ella. Subir hasta lo alto de la torre y admirar las vistas. La arquitectura de la torre es muy bonita, con muchos balcones, todo muy decorado, con almenas, todo de estilo manuelino.

Si tienes hambre no te puedes olvidar de los famosos "Pasteis de Belém", aunque los venden por toda Lisboa dicen que los originales, los de la receta secreta desde 1837 son los que encontraremos aquí en Belém. La dirección es "A rúa de Belém, 84-92" y posiblemente te encuentres una larga cola, sobre todo de turistas, que quieren probar estos pasteles de hojaldre y crema.


Para volver al centro de Lisboa lo hicimos en un cercanías que nos dejaría en el Rossio, y desde allí volvimos por otras calles diferentes de nuevo dirección plaza Do Comercio pero con el objetivo de subir por el barrio antiguo del Castillo, el barrio de la Alfama.

Vimos la Casa do Bissos, la Sé de Lisboa y ya la cuesta se va haciendo más dura, se puede subir con un bus turístico pero recorrerlo poco a poco andando tiene su encanto, sus casas, sus ropas colgadas, sus miradores como el de Santa Luzia, cafeterías, en definitiva es agradable pasearlo y es dónde se siente el carácter de la ciudad.

Una vez en el castillo comentar que el principal objetivo de la visita son las vistas que se obtienen de Lisboa, por dentro prácticamente no tiene mucho y puede ser prescindible, pero claro, las vistas son espectaculares.

Lo siguiente sería volver a bajar de está zona, pero recorriendo otras calles, por la la Plaza Figueira y hasta el famosísimo Elevador de Santa Justa (construido por un aprendiz de Gustave Eiffel) y que sube hasta el barro de Chiado (el barrio Alto). De nuevo las vistas de todo el barrio y del castillo son impresionantes - qué pena haber perdido mis fotos -. 

El Elevador te deja justo al lado de la Iglesia do Carmo, en ruinas desde el terremoto de 1755, y es famosa por la estructura de los arcos que se mantienen desde entonces.


Elevador de Santa Justa Lisboa

El barrio de Chiado es bastante bonito, desde aquí se puede ir hasta el mirador de San Pedro y bajar de nuevo con el Elevador da Gloria hasta la plaza Dos restauradores.

Aquí termina este largo día. Cenamos por la zona algo y ya dirección al hotel que el día había sido suficiente.


Día 3 del viaje a Lisboa: El gran descubrimiento, Sintra


Sintra es un pueblo como de cuento de hadas, es precioso. 

Aunque no solo hay que visitar el pueblo sino todo el paraje de la sierra de Sintra con bosques, riachuelos, fuentes, castillos, un lugar maravillo donde perderse. 

Aquí pongo una captura del google maps de la zona:


Mapa Sintra

Para llegar a Sintra desde Lisboa es muy fácil, hay que coger un tren desde la estación Entrecampos-poente, que está bastante cerca de la plaza de España. 

Para llegar a la estación lo hicimos andando, así de paso vimos la plaza de toros llamada Campo Pequeño, el objetivo era ver la arquitectura pues cuenta con unas cúpulas así cómo de estilo árabe. que es bastante curiosa.

La duración del viaje en tren desde Lisboa a Sintra fue aproximadamente 1 hora y te deja en la estación a las afueras del pueblo.


Los lugares que hay que visitar en Sintra son los siguientes:


  • Sintra pueblo
  • Palacio Nacional de Sintra (en el mismo pueblo)
  • Castelo dos Mouros (son unas murallas alucinantes)
  • Palacio da Pena (sacado de un cuento)


La primera visita fue Sintra Vila (el pueblo), donde las callejuelas empinadas, restaurantes, tiendas para el turista y esos maravillosos miradores hacen que no te arrepientas del viaje. 

Te recomiendo visitar el interior del Palacio Nacional de Sintra que destaca principalmente por las dos chimeneas cónicas de las cocinas. Fue un palacio de veraneo de la realeza hasta 1880, su origen es árabe pero tras la reconquista tuvo muchas modificaciones sobre todo acercándolo al estilo manuelino. La visita es corta, pero entretenida.



Centro de Sintra

A la salida tocaba buscar el autobús que sube hasta Castelo dos Mouros


El trayecto en este autobús será algo que no olvidaré nunca. Nos reímos muchísimo pero por no llorar de miedo, porque la carretera no da para muchas maniobras del autobús y era tanto de subida como de bajada con curvas muy pronunciadas. Así que el conductor iba por el medio de la carretera (bastante rapidillo) y cuando llegaba a una cuerva pitaba como un poseído jajaja, para indicar al conductor en sentido de bajada de que llegaba. En fin, llegamos bien al castillo que es lo importante jajaja. 

El paraje es precioso, árboles enormes, riachuelos, plantas que crecen entre las murallas del castillo de verdad muy bonito. 

Te recomiendo llevar un picnic y se puede tomar dentro del castillo, o bueno en realidad lo que hoy queda del castillo son una murallas recorriendo la sierra y se puede ir siguiendo una ruta, en parte por las murallas con unas vistas increíbles, se podía ver el mar y unos acantilados de vértigo.

Una vez completado el recorrido, toca llegar hasta el Palacio da Pena. Esta es la visita clave de Sintra.

Para llegar al Palacio da Pena desde Castelo dos Mouros lo hicimos pr una ruta de senderismo. Estaba señalizada y era muy bonita, en cuesta, pero bonita. Según te vas acercando y vas viendo esas cúpulas, esos colores de cuento entre los árboles no puedes parar de hacer fotos a cada paso. 

Cuando me enseñaron una foto de este Palacio me pareció asombroso y para nada me imaginaba que algo así estaría tan cerca como en Portugal. 

Esta obra maravillosa fue promovida por el rey Fernando II en el siglo XIX. La verdad por fuera es mucho más bonito que por dentro, que no deja de ser un palacio más, y recuerdo como uno de los puntos fuertes las vistas de los alrededores desde el torreón.

Castillo de Sintra

Cuando ya empezaba a anochecer tocaba volver para Sintra con el autobús, que bajaba a tope e incluso había gente tenía que ir de pie (menos mal que la bajada fue algo más suave que la subida jajaja).

De nuevo el tren y de vuelta a Lisboa. 

Pasamos un bonito día Sintra, desde mi punto de vista es un imprescindible si se visita Portugal y con más motivo si se está unos días en Lisboa. Estoy segura que volveré algún día.




Día 4 del viaje a Lisboa: Zona de la EXPO de Lisboa, Évora y vuelta a casa


Este día tocaba madrugar pues antes de volver para España había que ir a dar un paseo por la zona de la Expo de Lisboael parque de las Naciones y el Oceanográfico.


También se puede subir en un teleférico que recorre el paseo marítimo, fueron unas horas tranquilas y agradables. Es una zona moderna y si se tiene tiempo no está mal incluirla para pasar por aquí un par de horas. Además el Oceanográfico tiene muy buena fama así que si además se viaja con niños es una muy buena actividad.

Desde aquí dejaríamos Lisboa por el puente Vasco da Gamma, impresionante y por cierto de peaje.

Unas horas más tarde llegamos a Évora, la última ciudad portuguesa que visitaríamos en este viaje y que pilla de paso en la ruta en coche de Lisboa a España.

Évora fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986. Es importante por su Universidad y por su patrimonio arquitectónico, como la Sé, el templo romano y el museo de Évora. Es una ciudad agradable para pasear, con sus callecitas blancas, recordando a una ciudad andaluza

El recuerdo que tengo de Évora es que no había prácticamente nadie por las calles, por supuesto muy pocos turistas y los que estábamos nos encontrábamos todo el rato pues todos visitamos lo mismo. Évora tiene un casco histórico pequeño por lo que sería más bien una ciudad de escapada de un día y una visita tranquila. 


Lisboa me sorprendió sobre todo por la arquitectura de sus calles y su distribución con tantos miradores. Me arrepentí por no haber pasado un día más en la cuidad para poder verla con más calma, pues aunque pequeña, tiene muchas cuestas y al final el cuerpo se cansa y al final para ver todo había que ir corriendo de un lado para otro. Se merece sin duda una segunda visita.

Y que decir de Sintra... algo tan bonito y tenerlo tan cerca es toda una suerte! Un entorno mágico.

En el blog puedes encontrar mucha más información sobre Portugal pues ya van 3 viajes al país vecino y seguramente tocarán más:


2 días paseando por Oporto 


Un fin de semana en Coimbra 


Parada para visitar Aveiro 


Dos bonitas excursiones desde Oporto: Braga y Guimaraes




No hay comentarios:
Escribir comentarios