viernes, 17 de julio de 2015

Qué visitar en Mijas (Málaga)


Mijas un pueblo típico andaluz

Siguiendo con destinos veraniegos hoy te quiero enseñar un pueblo blanco típico andaluz de la Costa del Sol. En este pueblo su habitante más famoso es sin duda el burro ^-^. ¿Os apetece dar una vuelta en burro por este bonito pueblo? Aquí te dejo todos los detalles y las visitas básicas para conocer Mijas.

Si nos encontramos en la provincia de Málaga, a una distancia de a penas 30 km de la capital, podemos hacer una excursión al pequeño pueblo de Mijas. 

Mijas es el típico pueblo de arquitectura blanca y esencia andaluza.

La parte turística se encuentra en Mijas pueblo (casco histórico), pero también cuenta con costa como es la zona de Las Lagunas y La Cala, todo muy cerca de Marbella y a un paso de Fuengirola.

Por supuesto cuenta con unas bonitas playas, quizás la zona más famosa sea La Cala con sus 1300 m de playa, muy animada y también la más saturada. Por la zona se pueden visitar hasta 4 torres Vigías declaradas Patrimonio Cultural.

Centrándonos en el casco histórico su protagonista sin lugar a dudas es el burro

Hoy hay unos 60 burros cuya profesión es ser burro-taxi y dar un paseo a los turistas que se acercan a visitar la localidad. Esta profesión lleva activa más de 55 años. El paseo en carro son 15 euros y la verdad que con las cuestas y el calor es algo totalmente a tener en cuenta.

Mijas es para ir paseando por sus calles, buscando miradores y rincones llenos de plantas y flores dónde principalmente destacan los geranios. 

Todas sus casas son con fachadas blancas, las calles son empedradas y algunas de ellas bastante empinadas y con escaleras.




Las tiendas típicas de souvenirs también alegran sus calles. Había muchas tiendas de cuero que nos recordaron un poco a aquellas tiendas en los zocos de Marruecos.

La visita a Mijas es algo que se hace rápido, diría que con 2 o 3 horas, de manera tranquila, tienes visitado todo el pueblo, si es en plan rápido lo mismo en 1 hora jaja.

La Ermita de la Virgen de la Peña es una de las características de Mijas, una pequeña ermita excavada en la roca en 1656-1682 que aloja a la patrona del pueblo.


La plaza de toros es uno de los puntos que no hay que perderse, es blanca y aprovechando paredes de roca y decorada con carteles taurinos. Se puede visitar.


Y subiendo un poco más arriba hay restos de una Fortaleza, hoy una zona con jardines, paseos y la Iglesia de la Inmaculada Concepción y unas bonitas vistas.


Algo que me llamó especialmente la atención fue El Carromato de Max, es un museo de miniaturas como cuadros o escritos en granos de arroz, alfileres, o simplemente mini figuras, pero todas ellas impresionantes. 

El precio son 3 euros y lo disfrutamos mucho. 

Me pareció muy original y divertido. Son las colecciones de objetos raros que el profesor Max (un hipnotizador) fue recopilando a lo largo de sus viajes por el mundo y gracias a unas lentes de aumento podremos ir viendo estas curiosas figuras.


Llegamos en coche y lo dejamos en un gran parking muy bien señalizado y cómodo para la visita.
Nuestra vía de acceso fue por la A-368, una carretera bastante estrecha y con unas cuantas curvas, pero era la manera más recta para llegar. Para volver tomamos la carretera hacía Fuengirola con unas cuantas rotondas pero en mejor estado.

Mijas bien merece una visita, es agradable y pintoresco. Además a pesar de ir en verano no encontramos demasiado turismo por lo que se estaba muy tranquilo, supongo que dependerá del momento y del día. 

Otro pueblo blanco que me gusta mucho y en cierto modo se parece a Mijas (salvo por los burros ^-^) es Mojácar en la provincia de Almería y del que también he hablado el blog.



No hay comentarios:
Escribir comentarios