domingo, 2 de febrero de 2014

Qué ver en Asilah


Qué ver en el pueblo de Asilah, Marruecos

La primera parada en el viaje a Marruecos fue en Asilah, un pueblecito costero precioso a unos 46 km de Tánger y que puede ser una perfecta opción para un primer contacto con el país. En esta entrada te resumo la visita y lo que hay qué ver en Asilah.

Cómo todas las ciudades árabes su casco histórico o la zona de interés para el visitante se concentra en la medina. En realidad medina significa barrio antiguo y aquí se puede encontrar los zocos, bazares, mezquitas y en muchas ocasiones están amuralladas con unas puertas de acceso preciosas. En este viaje por Marruecos no podía faltar una de las medinas más grandes del Mundo situada en la ciudad de Fez.

Pero volvamos a lo que nos ocupa que es conocer lo que hay qué ver en la ciudad de Asilah.

Asilah tiene una medina diferente al resto de ciudades, es limpia y muy cuidada, más tranquila. Bueno la medina de Chefchaouen cerca de las montañas del Rif o Sidi Bou Said en Túnez son parecidas, con colores blancos y azules, en vez de los marrones que hay en el resto de ciudades. 

Asilah fue siempre objetivo de conquistas sobre todo portuguesas y españolas, hasta 1691 que ya definitivamente se hizo marroquí por eso el trazado de su medina es una mezcla de culturas.

Así que el objetivo de la visita debe ser ese, llegar a la Medina.

Según llegas en coche muchos chicos se acercaban (incluso arriesgando su vida a un atropello) haciendo un gesto con llaves en la mano. El primer impacto fue pensar ¿qué pasa? ¿qué quieren vender? aunque luego recuerdo haber leído que esto es una práctica habitual en Asilah y quiere decir que alquilan sus pisos, sus casas o qué te llevan a un alojamiento. 

Para los interesados sería como todo en Marruecos, parar, preguntar, hacer cómo que no te interesa y regatear.

Aparcar el coche es relativamente fácil dando un par de vueltas encontramos un hueco y lo dejamos gratis. 

Encontrar la medina tampoco tiene complicación, no hay más que ir siguiendo a las mujeres locales que van a comprar. 

Según llegas a la Medina no vas a parar de estar asombrado, sobre todo si es la primera vez en Marruecos. En mi caso, es el primer pueblo marroquí y ya voy con los ojos como platos. Las calles de los alrededores era todo un mercadillo, se vendía de todo! Ah? cuidado con los burros, no te vayan a atropellar! que jaleo!! Impactante!

Calles de Asilah

Hay que buscar una de las tres puertas de entrada, la puerta Bab el Bhar que corresponde con la abertura de la antigua muralla portuguesa, la de Bab el Kasba y Bab Homar. 

Una vez se cruza la muralla estamos en la Medina. 

Aquí es todo más tranquilo que por los alrededores, se podía pasear y admirar sus callejones decorados muy bonitos. Aquí vive mucho artista bohemio, y síii... has leído bien, pasear tranquilamente... algo totalmente impensable en otras medidas del país y además aquí no recuerdo que nos hablara nadie, ni nadie quería ser el guía a toda costa, había momentos en los que no se oía ni un ruido, soledad en la medina..., en definitiva un paseo muy agradable y que me encantó.

Medina en Asilah
Todo está pintado de blanco con detalles azules

El principal interés es llegar a la plaza principal

La ciudad de Asilah fue un punto estratégico de los portugueses en la conquista de Océano Atlántico entre 1471 y 1550, aún hoy se conserva la muralla portuguesala Torre del Homenaje o Torre del Karma. 

Después hay que ir hasta el mirador de Caraquia, es espectacular! aquí nos encontramos con los primeros turistas, es muy agradable descansar y mirar desde aquí el Atlántico.  

Vistas al Atlántico Asilah
Vistas del Atlántico

En realidad por la medina no llevaba un itinerario marcado, pues no hay mapas y los nombres de las calles tampoco son fáciles, así que lo mejor es ir perdiéndose por callejones, miradores y tiendas. 

La medina es muy pequeña por lo que no puede dar sensación de agobio ni nada.

Fachadas blancas en la medina
Es una de las medinas más cuidadas y tranquilas que visitamos
Tiendas de artesania en Asilah
Hay muchos artistas en Asilah y eso se ve en los murales de algunas falladas y en las tiendas de cuadros y artesanía de la medina
En uno de los laterales de la muralla hay muchísimos restaurantes (un poco para guiris) pero aún así los precios son baratos y se come bien. 

Mientras comíamos sorprende ver que hay muchos niños trabajando, sobre todo vendiendo cosas, que se acercan para que les compres algo mientras comes. 

Pero lo mejor de todo es cuando quieres ir al baño... 

... el camarero muy amablemente nos pidió que le siguiéramos, andamos un par de calles y pasamos como a un bar de gente local que si vas solo no se te ocurriría entrar.  Todo eran hombres y estaban jugando a unos juegos de mesa. Al fondo, un pequeño cuarto con un agujero en el centro, muy sucio y un cubo para llenar agua y limpiarlo jejeje... me reí mucho con eso! jejeje pero la necesidad era la necesidad!


Alrededores de la medina Asilah
Fuera de la medina el ambiente es otro, más caótico y peor cuidado

Es también recomendable pasear un poco por las calles fuera de la medina y bajar a el paseo que lleva a la playa. Son playas largas de arena fina, aquí me sorprendió mucho ver a las mujeres bañarse completamente vestidas, los tan famosos burkinis.


murallas asilah
Había un mercado por los alrededores en los que era difícil incluso andar
burros medina marruecos
Vimos nuestros primeros burros

En general Asilah es un buen lugar para comenzar con una primera toma de contacto con Marruecos

Totalmente recomendable, sientes el ambiente marroquí pero de manera "más tranquila".

Está todo más cuidado y limpio, un lugar para pasar las vacaciones ahí viendo los atardeceres en el mirador Caraquía, impresionante. 

Así que no te olvides de este pequeño pueblo si visitas Marruecos por que seguro que no te defraudará!

Esta visita forma parte del viaje en coche por el norte de Marruecos desde España y cruzamos en ferry desde Algeciras hasta Ceuta. En esta entrada he resumido el intenso día de la frontera, desde luego para no olvidar y de los momentos que dejan huella en un viaje. En realidad todo el viaje a Marruecos es para no olvidar.

Desde Asilah el viaje sigue a las siguientes ciudades:
Rabat, Salé, Casablanca, Mezquez y Fez de las que te hablo en otras entradas del blog.



No hay comentarios:
Escribir comentarios