martes, 11 de noviembre de 2014

Descubrir Viena en 2 días con los lugares más importantes


Visitas para un fin de semana en Viena

En la mayoría de los paquetes turísticos por el centro de Europa y sobre todo cuando se trata de visitar las ciudades imperiales aparece sin lugar a dudas Viena en la ruta. Quizás por eso y pensando lo masificada de turismo que estaría nunca le había prestado atención, hasta que los planetas se alinearon y cuadraron fechas para visitar Viena. Aquí te cuento los lugares más importantes para conocer Viena en 2 días y ya te aviso que me sorprendió muchísimo.

Viena es la capital de Austria y cuenta con un riquísimo patrimonio artístico, está repleta de palacios, iglesias, edificios monumentales y todo muy bien conservado y cuidado. 

Gran parte de los lugares de interés en Viena pertenecen a la época del Imperio Austrohúngaro, sobre todo los bonitos palacios y jardines, y por supuesto es casi la historia más interesante de la ciudad. 

Viena es música.

Y la música la sentirás nada más pasees por su casco histórico.

Algo curioso y que está bien conocer cuando se visita Viena es que durante la Segunda Guerra Mundial fue bombardeada en unas cuantas ocasiones y se destruyeron edificios tan notables cómo la Ópera o la Catedral, así que gran parte de la ciudad son reconstrucciones pero siendo muy fieles a su diseño original. 

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial todos sabemos que Berlín quedó dividida - el famoso muro de Berlín lo conocemos todos - pero también estaba repartida-ocupada por cuatro grupos: los soviéticos, franceses, ingleses y EEUU. Pues bien, en Viena pasó exactamente lo mismo. Digamos que la ciudad fue ocupada a cuatro partes y eso duró 10 años - hasta 1955 -.

Desde el año 2001, gracias a toda la reconstrucción y buen mantenimiento de todo el centro, todo el Centro Histórico de Viena es declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Te recomiendo dedicar al menos 2 días completos para ver Viena.

En este viaje estuvimos en Viena 3 días, pero creo que con dos bien organizado puedes visitar lo más importante de Viena. Eso sí, no tendrías tiempo para entrar en museos o todos los palacios por dentro, habría que ajustarlo a tus prioridades y gustos.

Si dispones de más tiempo yo lo dedicaría a hacer alguna excursión cercana. ¿Bratislava? sí, sería muy buena opción y podrías comparar cómo dos ciudades tan cercanas son tan diferentes.

La primera pregunta que surge cuando organizamos un viaje es ¿Cómo llegar a Viena? 


Lo normal es en avión, salvo que vivas por el centro de Europa que las opciones se amplían con bus, tren o incluso coche. Su situación céntrica la hacen muy accesible.


En esta ocasión la visita a Viena formaba parte de una ruta por libre por el centro de Europa, así que la llegada a Viena fue en tren. Te recomiendo leer el post para las opciones de transporte por las ciudades imperiales en concreto cómo llegar de Viena a Budapest o Bratislava.


Para los que lleguen al aeropuerto, ir al centro de Viena es muy sencillo pues las opciones más habituales será el tren express que en poco más de 15 minutos te deja en el centro (imagino que será caro) y luego estaría la opción de cercanías (más lento pero más barato, es la línea S7). En cualquier caso te dejo el enlace a la información oficial.

¿Cómo moverse por la ciudad de Viena?


Básicamente en metro (U-bahn), el cercanías (S-bahn), también hay tranvías y buses. 

El taxi no lo utilizamos. 

El precio del billete sencillo de metro en el momento de la visita era sobre 2.20 euros - estas cosas van cambiando con los años pero no creo que demasiado -.

Hay bonos turísticos por 24 horas, 48 horas y creo que para 3 días también, pero no salían rentables. Me gusta mucho caminar cuando estoy visitando una nueva ciudad de manera que para movernos por Viena la mejor opción era el metro con tickets sencillos (viaje individual).


El bonito tranvía de Viena
El bonito tranvía de Viena


Aunque no suelo decir en el blog el alojamiento, en esta ocasión viene al caso hacerlo para comentar el tema de los transportes. El hotel estaba en la estación de metro Krieau. No estaba céntrico pero con una parada de metro en la misma puerta del hotel y directo al centro de Viena en poco más de 10 minutos. Lo comento para dar una idea de distancias y tiempo en transporte.

De todas formas Viena no es demasiado grande - sobre todo lo turístico que es lo que todos queremos visitar - y generalmente se puede visitar todo andando, incluso desde Krieau (el alojamiento) hasta el centro un día lo hicimos andando, así paseamos por otras zonas y barrios más residenciales. Andando al centro sería menos de 1 hora.

En Viena hay tres estaciones de trenes importantes que conviene tenerlas localizadas o cómo referencia si se quiere hacer excursiones ya sea por Austria o los países cercanos : 
  • Hauptbahnhof (para destinos regionales y también para Bratislava)
  • Westbahnhof
  • Wien Meidling (más interesantes para los destinos internacionales). Llegamos aquí en el tren desde Budapest.

Los lugares más importantes para descubrir Viena en 2 días



Para que lleves la tarea ya solucionada, aquí te quiero contar los lugares imprescindibles para visitar en Viena. 

Además con el recorrido andando de uno a otro también verás sitios bonitos cómo plazas, iglesias y tiendas, así que llevándolos cómo guía y referencia tendrás una visión muy completa de la ciudad.

1. Palacios de los Habsburgo (relacionados con la historia de Sissi): 


Hay tres palacios importantes en Viena que puedes visitar y suelen salir recomendados en todas las guías de turismo. Pertenecían a la Casa de Habsburgo que fue una de las casas reales más importantes de Europa.

Es muy difícil seguir los siglos y siglos de historia, yo al menos termino perdida con los reyes, pero si hay un referente que a todos se nos queda grabado, quizás por los libros y películas, esa es Isabel de Baviera, o Sisi, o la emperatriz de Austria durante 1854-1898. A ver, resumirlo solo a eso es una barbaridad, pero el tirón turístico es el que es jajaja.


Palacio Imperial de Hofburg Viena
Palacio Imperial de Hofburg

(1) Palacio Imperial de Hofburg 

El Palacio Imperial de Hofburg se encuentra en pleno centro de Viena y es el palacio más importante de la ciudad. Simplemente estar delante de su impresionante fachada ya te deja impresionado.

Por dentro no lo visitamos, principalmente por falta de tiempo pero yo me quedé con las ganas, según leí la visita clave serían los apartamentos imperiales de la época de los Habsburgo (era la residencia oficial de invierno durante 600 años) y también cuenta con un museo dedicado a Sissi (con objetos personales y decoración).

El palacio tiene distintas zonas, la zona residencial, museos, incluso hay parte que hoy es la residencia del presidente del país. La Iglesia y la escuela de equitación de caballos españoles también merecen una visita.

Es muy recomendable bordear el palacio, pasear por sus parques y plazas (esto es gratis).

El precio para visitar el Hofburg por dentro para adultos es 12,90 euros y menores de 18 años sería 7 euros.


Palacio Belvedere Viena
Palacio Belvedere
Jardines del Palacio belvedere Viena
Jardines del Palacio Belvedere


(2) Palacio Belvedere

El Belvedere fue principalmente una residencia de verano. En realidad son dos palacios (el Alto Belvedere y el Bajo Belvedere) que hoy se han convertido en museos de arte, así que en realidad del interior palaciego no queda nada, pero si que se puede disfrutar los exteriores y los jardines que son preciosos (sobre todo en primavera y verano). Son unos jardines llenos de caminos, fuentes y en tres niveles, de manera que si visitas el Alto Belvedere verás unas vistas muy bonitas.

Salvo que te guste el arte y te apetezca mucho visitarlos por dentro, una de las obras más conocidas es El Beso de Gustav Klimt, lo que te recomiendo es ver los jardines. Desde luego el Palacio Belvedere es un imprescindible en Viena.


Palacio Schonbrunn
Palacio Schonbrunn
(3) Palacio Schönbrunn 

Al igual que el Belvedere el palacio de Schönbrunn también era un palacio de recreo y de verano situado a las afueras de Viena. En este caso fue construido en el siglo XVII y si que conserva su estructura de palacio.

Este fue el palacio elegido para visitar por dentro, al encontrarse retirado del centro, si se va hasta esta zona es por la idea de visitarlo. Llegar es muy sencillo pues cuenta con parada de metro en la misma puerta y la estación se llama igual que el palacio.

Diría que el Schönbrunn es el palacio más visitado de Viena, así que imagina la cola que había que aguantar para entrar. Enorme... y luego encima por dentro tienes que ir por turnos para la visita, así que asume que se te irá gran parte del día con esta visita (ten esto en cuenta en tu planificación).

La entrada llevaba incluida un audioguía y está muy bien porque así te vas enterando de muchas curiosidades. Muy centralizado en Sissi y en contar curiosidades de la vida de la emperatriz con el palacio, al final es lo que vende y lo que todo el mundo que visitamos los palacios nos gusta oír.


El interior no esta mal, aunque quizás esperaba algo más, eso sí, la Gran Galería del Schönbrunn - dónde se hacían los bailes y los banquetes imperiales - es impresionante!!! es sin duda el motivo para entrar y me atrevería a decir que es la sala más bonita que he visto en este tipo de palacios. El resto es más estándar.

Una vez visitado el interior toca el paseo por los jardines. Son bastantes grandes pero no se pueden comparar a jardines cómo por ejemplo los de Versalles, aunque así te lo quieran vender, de todas formas son muy bonitos cómo lo suelen ser los de este tipo de palacios. 

Todo el recinto es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


2. La Catedral y las calles de los alrededores


La Catedral de San Esteban es un imprescindible si se visita Viena. 

Te llamará la atención sin lugar a dudas su llamativo tejado con más de 250000 azulejos con formas geométricas y en el interior destacan sus vidrieras. 

Al inicio de la entrada ya comenté que durante la Segunda Guerra Mundial algunos edificios fueron destruidos entre ellos se encontraba esta catedral.

Otra curiosidad es que en la Catedral de San Esteban de Viena fue la boda y el funeral de Mozart.


Catedral de Viena
La Catedral de Viena
Por los alrededores hay calles peatonales, plazas con terrazas y tiendas de ropa y souvenirs. Es el casco antiguo y el punto clave para pasear por Viena.

Muy cerca de la Catedral se encuentra la Iglesia de San Pedro también es muy recomendable sobre todo por su interior. Aquí coincidió que había un concierto de órgano a las 20:00 (gratuito). Este tipo de conciertos es muy habitual, en la puerta de la iglesia había un cartel con todos los horarios. Y es algo curioso pasar al menos un rato y ratificar que Viena es la ciudad de la música.

Iglesia de San Pedro en Viena
Bonita cúpula de la Iglesia San Pedro

3. Rathous, el ayuntamiento y alrededores


Ahora toca la zona del ayuntamiento. El Rathous se encuentra en pleno centro y es un edifico muy bonito - del año 1883 -. Lo más llamativo es la figura que hay en lo alto de la torre. Se la conoce cómo Rathausmann y es un símbolo de la ciudad.

En frente se encuentra el Burgtheater o Teatro Nacional de Viena, es otro edificio bastante llamativo, se podía visitar por dentro pero había otras prioridades jaja. Es una pena no contar con más tiempo, por eso decía que dos 2 días son suficientes para visitar Viena pero tendrás que elegir y priorizar visitas.

En uno de los extremos de la plaza formada entre el Ayuntamiento y el Brugtheater encontramos el Parlamento y en el otro el Edificio de la Universidad de Viena. Cómo ves es una zona monumental importante.

Desde esta zona lo ideal es pasear por la avenida arbolada del ring o Schottenring y llegar hasta el Hofburg. Es un paseo totalmente recomendable. 

En realidad la Schottenring (una avenida de circunvalación por la que incluso vimos coches de caballos) la terminamos recorriendo entera y está muy bien tenerla como referencia pues se puede ver muy bien la arquitectura de la ciudad.

Burgteather en Viena
Burgteather


El viaje a Viena fue en Agosto y justo en el parque situado en frente de Rathaus (el ayuntamiento), había una feria de gastronomía y una pantalla gigante en la que ponían cortos y ópera. 

Por lo que pude leer es bastante habitual hacer ferias en esta plaza sobre todo en verano y la verdad creaba un ambiente muy bueno y las 3 noches que pasamos en Viena terminamos cenando aquí pues había food trucks, mesas para sentarse y música ¿pinta bien verdad?. Me gustó mucho.

Salchichas en mercadillo en Viena
¿Tomamos una salchicha?

4. Museumsquartier


Llaman Museumquartier a un conjunto de palacios convertidos en museos muy cerca del Rathous - se puede ir andando -. 

Es algo así cómo el barrio de los museos, entre los que se encuentra el Museo de Historia, de Arquitectura o el de Arte Moderno conocido cómo Mumok

Me habría encantado visitar el Mumok pero no había tiempo, eso sí, aunque no se visiten los museos por dentro es una zona imprescindible para ver en Viena pues tanto los edificios cómo el ambiente merecen la pena.

Había un ambiente muy chulo en la plaza, gente joven, turistas, muchas zonas con tumbonas y terrazas. Me gustó mucho y es un buen lugar para descansar.


5. Hunderwaserhaus, las casas más coloridas y modernas de Viena


Hunderwaserhaus, o los edificios de colores con piezas de puzzle como me gustaba llamarla a mi, se ha convertido en otro imprescindible de Viena.

La verdad es realmente bonita y no podía dejar de pensar que sentirán las personas que viven ahí con la cantidad de turistas que visitan cada día su casa! Pero no sólo la casa si no en general la zona tiene una arquitectura cómo de arte moderno y muy original.

No tiene nada que ver con lo que esperas de Viena, digamos que quizás puede incluso decepcionar pues en realidad está algo separada del centro y se va exclusivamente a ver la casa. 

Me gustó visitarla, pero lo que realmente creo el pack completo fue llegar andando hasta ahí, tampoco se tarda mucho, pero así poder aprovechar para ir viendo un poco los barrios de los alrededores del centro de Viena.

Hunderwaserhaus en Viena
Hunderwaserhaus

6. Stadtpark


Sigo dándote ideas para descubrir Viena en 2 días y uno de esos lugares por los que te recomiendo dar un paseo es el Stadpark, es uno de los parques más bonitos del centro de Viena y además el más antiguo de la ciudad. 

En realidad es bastante pequeño pero muy tranquilo, así que está bastante bien para tomarse un descanso del turisteo del día. El parque es bonito y puede ser una opción si hace buen tiempo para hacer un picnic.

Cuenta con un palacete (hoy restaurante) y algunas estatuas de compositores famosos. La más famosa de todas es la estatua de Johann Strauss, pues bien, no conseguí sacar una foto decente pues no te puedes imaginar el cúmulo de personas que había para sacar la foto, increíble!! el resto del parque estaba vacío jajaja todo el mundo se acumulaba con Strauss.

7. El Prater, el parque de atracciones de Viena


El Prater es el parque de atracciones más antiguo del Mundo. 

Para mi la visita al Prater es un imprescindible para hacer en Viena, aunque no seas de montarte en atracciones es gratuito pasear por él, solamente se paga si subes en alguna atracción, y me gustó muchísimo, tanto la decoración como el ambiente.

Es cierto que los palacios y el centro de Viena son bonitos y gustan, pero eso es algo con lo que cuentas cuando vas a visitar Viena, pero la sorpresa del viaje fue El Prater.

El Prater no está abierto todo el año, durante los meses de invierno permanece cerrado y más o menos se puede visitar desde Abril hasta Octubre (depende un poco del año). En Agosto estaba chulísimo.

La noria gigante de 60 metros es del año 1897 y el punto más fotografiado del Prater pero aún así hay atracciones bastante llamativas y bonitas, muchas de ellas con un cierto toque vintage.

Por supuesto hay algún restaurante y puestos de comida rápida. Aquí tomamos unas salchichas XXL riquísimas.


El Prater en Viena
El Prater

8. La Ópera de Viena


Cómo no.... la Ópera de Viena!!! No te puedes ir sin verla es casi el edificio que todos sabemos que está en Viena jajaja.

No se porqué, pero me hizo muchísima ilusión. Quizás por las veces que la he visto en televisión o quizás por el concierto de año nuevo, la cosa es que me pareció impresionante! preciosa! 

Una de las noches había un concierto de Mozart (por supuesto las entradas agotadas) pero habían puesto una pantalla gigante en una plaza justo en el lateral para que la gente desde la calle lo pudieran ver y escuchar. Y ahí estuvimos, desde luego Viena es la ciudad de la música, y poder escuchar ahí la ópera en un silencio absoluto de la gente de la calle impresiona.

La Ópera de Viena se puede visitar por dentro, pero no está abierta con horario continúo - al menos en el momento de nuestra visita -. En el lateral hay un panel informativo con los horarios y las visitas guiadas - es la única manera de visitarla - en diferentes idiomas.

La Ópera de Viena
La Ópera de Viena



Más o menos esto es todo lo que te recomiendo visitar en Viena durante 2 días.

Mientras te desplazas de un sitio a otro pues siempre te encuentras con calles y plazas bonitas, palacios blancos e iglesias y alguna que otra galería o pasaje. 


No recuerdo si lo he comentado antes, pero prácticamente todos los edificios están pintados con tonos pasteles muy claritos, cómo blancos, amarillos y rosas, todo muy conjuntado.

Los lugares de interés por el centro de Viena están señalados con placas y con banderas austriacas dando un toque muy bonito a la ciudad.

Por supuesto todo el centro está muy animado, lleno de tiendas, restaurantes, músicos callejeros, así que la principal recomendación es pasear! Sobre todo si es Verano que todo el mundo sale a la calle.



Viena es una ciudad sencilla para el visitante y me sentí muy cómoda. El metro es muy sencillo y su casco histórico tiene un tamaño decente para visitarlo andando. 

Fuentes del centro de Viena
Fuentes por el recorrido

Venta de periódicos en viena
Venta de periódicos
Atardecer en Viena
Atardeciendo en Viena


Impresiones de la visita a Viena


Viena me pareció una ciudad tranquila y muy bien cuidada. La gente paseaba con tranquilidad y daba la sensación de ser en general bastante segura. 

Me sorprendió mucho cuando en un puesto callejero nos dieron platos y cubiertos "de verdad" y no de plástico, la gente los dejaba todos apilados y no se los llevaran a sus casas para formar su vajilla gratis jaja. Esto lo cuento como curiosidad pero es para mostrar de alguna manera la sensación que tuve durante toda la visita.

La oferta turística de Viena gira mucho entorno a la música y del personaje histórico de Sissi. 

A nivel de cambio cultural es una ciudad que no sorprende demasiado si se conoce otras ciudades cómo París o Múnich (digamos que es cómo una mezcla de ambas). Y que con dos días completos y organizando bien la ruta se visita bastante bien, sin entrar a todos los lugares de interés por dentro, eso sí que no daría tiempo en 2 días.


>> Si tienes más días en la ciudad mi recomendación, sin lugar a dudas, es dedicar 1 día a hacer una excursión a Bratislava, sobre todo para comparar y ver cómo dos ciudades tan cercanas son tan diferentes.


Viena es una ciudad a la que no me importaría volver y descubrir más a fondo y créeme que eso no lo siento en cualquier ciudad. 

Y hablando de volver, sobre todo me gustaría volver a Austria que es un país al que le debo una visita a fondo por sus pueblos y montañas. De momento solamente he estado en Salzburgo (te comparto el enlace con más información) una ciudad que me sorprendió por su elegancia y tranquilidad, un imprescindible de Austria.



Te ha gustado la entrada de Viena, compártela

No hay comentarios:
Escribir comentarios