jueves, 5 de febrero de 2015

Qué ver en Bilbao, Getxo y Portugalete


Qué ver en Bilbao

Antes de viajar a Bilbao lo único que sabía que había que visitar era el Museo Guggenheim, todo lo demás ni idea, así que investigando un poco me llevé una grata sorpresa. Pintaba bastante bien. Y sobre todo, cuando puedes combinar las visitas con unas paradas a tomar unos pintxos! Así que para ayudar a que te conquiste la ciudad he preparado una lista con todo lo que hay que ver en Bilbao, pero no solo en Bilbao si no que he añadido dos visitas muy cercanas que complementan perfectamente a la ciudad, se trata de Getxo y Portugalete. No te lo puedes perder.


Qué ver y hacer en Bilbao


Todo aquel que va a Bilbao indudablemente visitará al menos por fuera el Museo Guggenheim y no sólo una vez sino que lo hará desde distintas perfectivas porque es un edificio que no pasará desapercibido para nadie, sobre todo cuando el Sol se refleja en su estructura metálica. 

Nos encantó!



Y para los interesados en el arte moderno (como era el caso) no quedará otra opción que visitarlo. 

En mi opinión la colección se quedaba un poco escasa, tenía cosas interesantes y participativas pero la esperaba con más salas. Aún así fue un rato divertido y con cosas muy curiosas. 

Te dejo aquí el link a la web del museo porque en función de las exposiciones temporales merecerá más o menos la pena. 

La más famosas entre las permanentes es "La materia del tiempo", para mi es espectacular. Disfruté tanto del significado matemático como de las sensaciones que transmite.

Por cierto, un encanto el perro Puppy ¿verdad?



Pues bien, he hablado de Guggenheim de Bilbao y la verdad es que poco más sabía sobre que podía visitar en la ciudad. Así que búsqueda en foros y en la Oficina de Turismo para planificar una ruta con mapa en mano ya que hay 2 días por delante para descubrir un Bilbao

No esperaba que a pesar de un pasado más bien industrial (o al menos esa era la imagen que tenía) descubrir una ciudad tan moderna, con unos alrededores montañosos y verdes, el paso de la ría y a un lado el mar Cantábrico. Me sorprendió positivamente!


El puente Zubizuri de Santiago Calatrava es otro de los símbolos de la ciudad, muy cerca del Guggenheim y con buenas vistas, es recomendable cruzarlo pero con cuidado de no resbalarse jejeje, menos mal que hay una alfombra! ^-^

Al fondo tenemos las Torres Isozaki Atea.


Ya paseando por la ciudad, "Las siete calles" es una de las zonas del casco viejo más visitadas de la ciudad. 

Por aquí recomiendo pasear con calma y disfrutando de la gastronomía y del ambiente callejero, porque cuanta gente había en la calle!!!!



Las siete calles se encuentran cerca de la parada de tranvía Ribera.

Para llegar lo hicimos andando cruzando por el Puente de San Antón. También se puede llegar por el Puente de la Ribera, por aquí se hacen unas bonitas fotos. 



Ah, por cierto Bilbao tiene 9 puentes y un bonito paseo es ir recorriendo la ribera.

Volviendo al Casco Viejo y sobre todo a las 7 calles decir que son callejuelas paralelas entre ellas y perpendiculares al ria donde hoy se encuentran muchos restaurantes con pintxos

Porque sí, estando en Bilbao una de las actividades estrella es salir de pintxos. Ya en el desayuno del hotel nos poníamos finos ^-^!!! pero luego paseando por el ensanche o casco viejo todo esta lleno de restaurantes con pintxos que te entran por los ojos! Por ejemplo, en la Plaza Nueva en el casco viejo estaba plagada de buenos lugares. 

 
Así que por temas gastronómicos a veces se nos hacía complicado seguir avanzando en nuestro planning turístico, pero por toda esta zona del casco antiguo también visitamos el Mercado de la Ribera, el teatro Arriaga, la Catedral de Santiago y para los que quieran andar un poco más, se puede subir hasta la Basílica de Begoña (hay un ascensor en la plaza Unamuno y sino pues 200 escalones).

Unas buenas vistas de la ciudad se obtienen desde el Monte Artxanta al que se puede subir en funicular.




Paseamos también por la estación de trenes Abando y por todo el ensanche de la ciudad. Por esta zona hay edificios modernos bastante interesantes. 

El centro cultural de La Alhóndiga me encantó y también sus alrededores. Y que puedo decir de las entradas a las estaciones de metro! me parecieron muy originales (conocidas como fosterito).



Recorrimos gran parte del paseo sobre la ria para ver los puentes como el de Euskalduna, Deusto o el de la Salve (este último una chulada muy a juego con el Museo Guggenheim) y además se ve el contraste de los edificios, pues en Bilbao hay altas torres como la de Iberdrola o la del Tigre y también vimos la universidad de Deusto. 

Toda esta zona es muy agradable para pasear.




Aprovechamos para pasear por el parque de Doña Casilda, muy tranquilo y un estilo de jardín inglés. Aquí se puede visitar el Museo de Bellas Artes de Bilbao.

También recorrimos la zona del ensanche o barrios de Indautxu y Abando. Son calles muy cuadriculadas, con aires de gran ciudad y te encuentras sorpresas en algunos edificios.




Para llegar a Bilbao lo hicimos en coche pues la idea era visitar más sitios del País Vasco y para eso lo mejor es el coche.

Pero también se puede llegar en tren y en avión, que por cierto cuando hay viento los pilotos tiene que hacer maravillas para despegar y aterrizar.

No tuvimos problemas con el aparcamiento porque los días que nos dedicamos a visitar la ciudad fue fin de semana y no había zona azul.

La ciudad se puede recorrer perfectamente andando, no es demasiado grande. Todo lo que he contado lo hicimos en dos días aunque incluyendo la excursión de la que voy hablar a continuación por Getxo y Portugalete (para esa excursión si se necesita metro).

Como ya he dicho Bilbao me sorprendió, además hizo un tiempo espectacular que eso también influye mucho. No descarto en absoluto volver y sin duda la recomiendo.


Visitar Getxo y Portugalete (un paseo por los alrededores de Bilbao)


Muy cerca de Bilbao y lo mejor de todo, bien comunicado por metro, la opción perfecta es dedicar la mañana del Domingo a un excursión por Getxo y Portugalete

El principal objetivo era ver el Puente Colgante.

Tomamos la estación de metro que teníamos más cercana y en unos 30 minutos llegamos a Areeta donde hay que bajarse para ir a ver el puente (hay que andar unas cuantas calles pero está señalizado).

El Puente Colgante es Patrimonio de la Humanidad y comunica las Arenas (Getxo) con Portugalete. Estuvimos un buen rato haciendo fotos y viendo su funcionamiento y como cruzaba los coches de una orilla a otra. 

Se puede subir hasta arriba del todo donde hay una exposición y disfrutar de las vistas. No lo hicimos pues la entrada nos pareció un poco cara para lo que parecía ser.


Decidimos hacer un buen paseo por la orilla de la ria para llegar al puerto viejo de Algorta que había visto fotos y parecía bastante bonito. 


Así que una agradable caminata de algo más de 1 hora, donde paseamos por un bonito paseo marítimo, el puerto Nuevo y mucha gente haciendo deporte. 

Pero lo mejor del paseo son las enormes mansiones o palacios que hay en la orilla, en algunos de ellos hay paneles informativos que te cuentan alguna característica.


Cuando por fin llegamos hasta el Puerto Viejo me gustó mucho, un grupo de casas blancas de antiguos pescadores hoy con mucho ambiente de restaurantes de pintxos que estaba abarrotado. 
Con el calor que hacía la gente se sentaba en el paseo marítimo mientras se tomaba el pinchito.

Así pasamos una mañana agradable, con Sol y buen ambiente, así que recomiendo incluir Getxo y Portugalete en el plan de todo viaje a Bilbao.

Si queréis realizar más excursiones por los alrededores de Bilbao propongo El Bosque Pintado de Oma, Mundaka, Bermeo y San Juan de Gaztelugatxe.

Otra buena opción sería visitar San Sebastián y la un poco olvidada Vitoria de todo ello ya he hablado en el blog.

El País Vasco se merece más visitas, fue poco tiempo y se quedó muchas cosas en el tintero. Las impresiones fueron buenas así que sin duda recomendable.



No hay comentarios:
Escribir comentarios