jueves, 3 de abril de 2014

¿Quienes eran las Vestales de Roma?



consejos si vas a viajar a Roma

Si te encuentras paseando por los Foros Romanos en Roma seguramente te vayas a encontrar con La Casa de las Vestales o con el Templo de Vesta. Hoy, poco más que unos restos de esculturas y un recinto rectangular es lo que podremos ver, pero ¿Qué había ahí realmente? ¿Te gusta imaginar cómo serían antes los lugares que visitas? A mí me encanta ir imaginando e investigando ese tipo de cosas, y para ello Roma es un no parar.

Por eso, he pensando en escribir esta entrada, ligeramente diferente, pero que aporta un extra a un viaje. Hoy te quiero contar una historia. ¿Quieres saber quienes eran las Vestales de Roma?


LAS VESTALES DE ROMA: ¿QUIÉNES ERAN? ¿QUÉ HACÍAN?


 UN BREVE RESUMEN POR SU HISTORIA




Para comenzar, Vestal viene de Vesta.

La diosa Vesta de Roma, también conocida como Hestia en Grecia, era la diosa del fuego y del hogar familiar. Además era la protectora de Roma.

A la diosa Vesta se la solía representar con una llama encendida que representaba el bienestar de la sociedad. Era como una protección.

Las Vestales era sacerdotisas en honor a Vesta y vivían en la Casa de las Vestales.

La casa de las Vestales era un palacio con tres pisos y unas 80 habitaciones, con un enorme patio y piscinas. Esculturas de las Vestales más importantes decoraban el pórtico de la Casa (hoy en día algunas de estas esculturas son los restos que podrás ver durante el paseo por los Foros Romanos).

En total unas seis o siete mujeres vestales.


¿QUÉ ERAN LAS VESTALES DE ROMA?


Las Vestales eran las sacerdotisas del Templo de Vesta, un templo en honor al hogar o al fuego del hogar y por más de 1100 años estuvieron presentes en la cultura romana.

El origen de las Vestales se remonta hasta la época de la monarquía y fue disuelta en el año 394 por Teodosio El Grande.

Llegaron a tener un papel muy importante en Roma, convirtiéndose en fundamentales y muy queridas por la población. 

Las sacerdotisas sagradas de la diosa Vesta contaban con numerosos privilegios, asistían a banquetes lujosos, tenían un tipo de vestuario muy delicado e incluso podían evitar la muerte de un condenado si se cruzaban con él por el camino de manera fortuita (cuando leí esto último quedé alucinada).

Eran lideradas por la Vestalium Maxima, la vestal más importante y suma sacerdotisa de Roma.


PERO, ¿QUIÉN PODÍA CONVERTIRSE EN VESTAL?


Cuando las niñas de buena familia tenía entre 6 y 10 años, y además cumplían con unos cánones de belleza, sus padres decidían si presentarla o no a formar parte de las Vestales. La niña evidentemente no tenía mucho que opinar aquí, era una decisión tomada por la familia.

La decisión final sobre si esa niña pasaría a ser Vestal la tomaba Pontifex Maximus (el principal sacerdote de Roma, el de rango más alto y con más poder). 

Debían ser vírgenes y no podrían tener hijos ni casarse al menos durante su servicio que duraba 30 años: 10 años serían dedicados al aprendizaje, otros 10 años más al servicio y por último, 10 años de instrucción para las nuevas niñas vestales. 

Después de esos 30 años podían hacer lo que quisieran incluso casarse, pero lo normal es que se quedaran en el templo.

Durante el tiempo que estaban al servicio de Vesta el tipo de vestimenta cambiaba según el rango en el que se encontraran. Normalmente vestían de color blanco pues es símbolo de pureza y virginidad, llevaban un velo e incluso portaban una vela encendida entre las manos. Además, vivían con todo tipo de comodidades y participaban en grandes eventos.


¿A QUÉ SE DEDICABAN LAS VESTALES?



Qué no se enfaden si me leen, pero la realidad es que no se dedicaban  a nada, bueno sí, básicamente su objetivo era mantener encendido "El Fuego Sagrado de Vesta" del Templo de Vesta.

El Fuego Sagrado estaba relacionado con el bienestar y la familia. Era un símbolo del hogar.

Y en realidad esa tarea era importantísima en la antigua Roma y pobre de la Vestal a la que se le apagara el fuego, no lo quiero imaginar, pues como poco serían azotadas y además traerían los malos augurios para toda la población. Como ves, una tarea de mucha responsabilidad para las creencias de aquella época.

Si la llama se apagaba era señal de que algo terrible ocurriría, una gran tragedia y algo peligroso podría ocurrir a la sociedad romana.

El fuego era renovado cada año (a principios de Marzo).

Las Vestales eran tan respetadas por el pueblo que incluso alguien podía ser castigado con la muerte si causaba algún tipo de ofensa contra ellas.

Las Vestales también participaban en la Vestalia (todo esto parece un juego de palabras jajaja). Pero, como te podrás imaginar, la Vestalia era una fiesta muy famosa en Roma en honor a Vesta. Se celebraba en Junio y durante esos días las mujeres podía visitar el templo de las Vestales, hacían ofrendas a la diosa Vesta y se hacía procesiones. En esta festividad también se fabricaba la mola salsa, una especie de gachas, que se ofrecía a Vesta.


¿Y SI LAS VESTALES PERDÍAN LA VIRGINIDAD?



Uff, pues otro problema igual o peor que si se les apagaba el fuego sagrado. Podían ser lapidadas, decapitadas o enterradas vivas. Imagino que según lo grave que fuera.

Estuve investigando sobre esto y en realidad no hay demasiada información y todo es un poco leyendas sobre las vírgenes vestales.

Lo que si está claro que perder la virginidad era una de las faltas más graves que una Vestal podía cometer.


¿ALGUNA VESTAL CONOCIDA EN ROMA?



Entre las más conocidas tenemos a Rea Silvia.

La verdad es que esta vestal incumplió una de las normas más importantes, vamos que fue la madre de Rómulo y Remo ¿leyenda? posiblemente.

Pero en cierto modo a Rea Silvia se le atribuye el origen de "la fundación de Roma"

Aún así, como castigo fue azotada y lanzada al río para morir ahogada.

Otra vestal de la que estuve leyendo su historia fue Julia Aquila Severa, se supone que se casó con el Emperador de Roma, quizás por eso no fue castigada, pero se dice que no fue nunca popular y querida por la población debido a su traición. 


¿DÓNDE SE PUEDE VER ALGO RELACIONADO CON LAS VESTALES EN ROMA?


El Atrium Vestae era la casa de las Vestales, un palacio que se supone que tenía unas 84 habitaciones y que tenía todo lujo de detalles. Se encontraba en el este del Foro Romano, muy cerca del Coliseo, y hoy lo que podría ver son unas columnas y restos de vírgenes Vestales que marcan el perímetro de lo que sería el antiguo palacio. 

En el siguiente mapa te señalo la zona para que te hagas más o menos una idea de la localización, de todas formas, si visitas los foros romanos, el recorrido te llevara al Templo de Vesta y el Palacio.

¿Quienes eran las vestales de roma?


EL FIN DE LAS VESTALES


Quizás te estés preguntando que hasta cuando estuvieron las Vestales presentes en Roma.

Aunque más arriba ya he comentado algo.

Las Vestales existieron en Roma hasta que la sociedad, en realidad el emperador Constantino, adoptó el Cristianismo como religión oficial. Desde entonces, y de manera progresiva, se fue cerrando y prohibiendo todo lo relacionado con otras creencias y evidentemente los templos paganos.

Se dice que Teodosio El Grande en el año 394 fue quién finalmente dejó disueltas a las Vestales. Y ahí se cerró el Templo de Vesta.

La última vestal, Vestal Máxima, fue Celia Concordia. Aguantó todo lo que pudo en su puesto, pero me pareció muy curioso leer, que al final, terminó convirtiéndose al cristianismo (quizás para mantenerse con vida o estatus).









¿Qué te ha parecido la historia de las Vestales?

A mi me encanta y aunque sea leyenda o verdad conocer este tipo de cosas mientras visito una ciudad es algo que creo que le da más valor e incluso hace la visita mucho más divertida.

¿Quienes eran las Vestales de Roma? pues bueno, te lo he intentado resumir entre la información que he podido encontrar en enciclopedias y blog especializados, pero seguro que más o menos tienes una idea, la verdad que figuras similares a las Vestales hay en muchas culturas, sobre todo relacionado con la historia antigua.

Y lo bueno de viajar y visitar Roma es que es una ciudad llena de este tipo de historias, en cada esquina hay alguna leyenda o algo interesante que aprender, sin duda Roma es para volver una y mil veces.

¿Vas a viajar a Roma?

Entonces, no te pierdas estas dos entradas te serán muy útiles para organizar tu viaje.










No hay comentarios:
Escribir comentarios