miércoles, 2 de noviembre de 2016

Islandia Día 8: ¿Qué ver en Reikiavik en un día?



Llega el penúltimo día en Islandia, aunque a efectos prácticos será el último día pues al siguiente tocaría ir al aeropuerto por la mañana y poco podremos ver. Hoy, para despedirnos de esta impresionante isla y que me ha robado el corazón, tocaba dedicar el día a conocer la capital del país. ¿Quieres saber los encantos que esconde Reikiavik?

El núcleo urbano de Reikiavik (ciudad y alrededores) es la zona más poblada de la isla. Prácticamente 1/3 de la población está aquí... aunque después de recorrer la Ring Road me atrevería a decir que más. 

Con estos datos, las expectativas de llegar a la capital del país pues eran altas, sobre todo después de tantos días de naturaleza, pero nada más lejos... Reikiavik aunque es cierto que tiene de todo, el ambiente que se respira en sus calles es de un pueblo grande - al menos esa fue la sensación-.

Es cierto que caminamos rápido, pero diría que con medio día Reikiavik está visto. 

Con esto no quiero decir que no merezca la pena visitar la ciudad, pues lo cierto es que tiene un centro curioso, pero tampoco te esperes gran cosa.

Sobre todo lo que destacaría es la arquitectura de sus casas. Todo el centro, son casas bajas de madera o aluminio pero mezclando colores, así que verás fachadas azules con tejados rojos, fachadas amarillas y tejados verdes... en fin un montón de combinaciones que dan un colorido muy agradable y que no sé como algunos dueños se atreven con esas combinaciones jajaja, pero quedan tannn bien. Imagino que la idea del colorido es por los días nublados que tiene la isla, y sobre todo el periodo de oscuridad de invierno, y de alguna manera hay que animar las calles.

Qué ver y el Recorrido por el centro de Reikiavik


Lo primero es aparcar el coche y por los alrededores de la Iglesia Hallgrímskirkja es buena opción

El aparcamiento por esta zona es gratis aunque es cierto qué en nuestro caso era domingo y no había problemas con cualquier otra zona, pero había leído que por aquí se aparcaba bien y así fue, justo al lado de la iglesia dejamos el coche.



Esta Iglesia es del rito luterano y al estar situada en una colina es visible desde muchos puntos de la ciudad. Su arquitectura de hormigón es similar a la que hemos visto por otras zonas de la isla. Dicen que su fachada está inspirada en las columnas de basalto de la Cascada Svartifoss que visitamos nuestro día 3 por la isla. La visitamos por dentro pero realmente no tiene nada que ver salvo un órgano gigante, el resto está prácticamente vacío. Se puede subir a la torre para ver las vistas del centro de Reikiavik, la verdad que las fotos que había visto son muy bonitas porque se ve las casas de colores, pero la larga cola (todo el mundo visita esto) pues tenía pinta de ir para largo.

Tienes que recorrer la calle Laugavegur, es la calle comercial de Reikiavik. Tiendas locales y restaurantes con bonitas fachadas. A pesar de ser Domingo estaba todo abierto y había bastante gente paseando pero muy muy tranquilo, vamos cómo en silencio... incluso me daba cosa hablar porque rompía ese silencio tan sorprendente, ¿te imaginas una ciudad española así?... yo tampoco.




Recorrimos la calle en un sentido, en otro... buscando dónde comer y entrando en alguna tienda. Al final bajamos para la zona del paseo marítimo - no sé si es un paseo marítimo pero yo lo llamo así - y fuimos a ver la escultura del barco vikingo que también sale en todas la fotos de Reikiavik, se llama Sólfarið.



Desde ahí tranquilamente dando un paseo se llega hasta el edificio Harpa. Este edificio moderno es un centro de congresos, de conciertos y similar. Hay alguna tienda dentro pero es interesante pasar sobre todo para ver la estructura de los cubos de su fachadas. La verdad me pareció bonito.



Muy cerca está el puerto dónde si te apetece puedes dar un pequeño paseo hasta uno de los faros. El paseo por esta zona se puede alargar pero la verdad que pensamos que tampoco nos ofrecía nada nuevo. Por cierto, desde aquí también salen excursiones para ver ballenas porque vimos los carteles anunciándolo.





Ahora tocaría pasear por la zona que para mi es la más bonita e imprescindible si se visita Reikiavik, se llama Kvosin

Es una zona muy bonita, pequeña para pasear tranquilamente, mientras se ven buenos ejemplos de casas típicas islandesas. Hay bastantes tiendas y restaurantes. Algunos puntos importantes para visitar por aquí serían las Casas de Parlamento y la Catedral - qué en realidad parece una iglesia- y por supuesto perderse un poco por sus calles.






Por aquí hay algunas tiendas muy bonitas y dos dedicadas a la navidad, más pequeñas y menos espectaculares que la de Akureyri pero en realidad venden el mismo tipo de cosas.

Después puedes ir a visitar el Ayuntamiento y la zona del lago - está todo junto- En el lago hay una gran población de aves, bastante violentas que salen a atacar!!!... es decir volando entre la gente a ver si pillan comida y este rato lo pasé con miedo.




Puedes alargar el paseo por el parque Vatnsmýri y verás algunas mansiones muy muy bonitas.



Y con todo esto ya teníamos la sensación de que ya habíamos visitado todo lo importante de Reikiavik, es cierto que hay unos cuantos museos pero no nos interesaban, así que callejeando un poco más decidimos ir volviendo para el coche.



Visitamos Perlan en Reikiavik


Con el coche fuimos a un sitio curioso llamado Perlan. Es una especie de cúpula situada en lo alto de una colina con un mirador y cafetería en la parte superior, aunque en su origen fue un lugar para almacenar agua caliente geotérmica. Lo mejor es que la entrada es gratuita y las vistas desde arriba son bastante bonitas y se puede ver muy bien la Iglesia Hallgrímskirkja. Es una lástima que no tengo fotos porque estaba sin memoria en todos los dispositivos disponibles!!!! Islandia acabó conmigo jajaja!

Ahora si dimos por terminado la visita a Reikiavik, tardamos menos tiempo de lo que pensábamos así que nos planteamos la opción de unos baños. En Reikiavik hay muchas piscinas públicas y tenía anotada Laugardalslaug cómo una de las mejores... pero como teníamos que ir a dormir a Garður pues pensamos aprovechar y desviarnos por la Laguna Azul.




La famosísima Laguna Azul


Aunque no te vayas a bañar el viaje a la Laguna Azul es impresionante. 

Está muy bien señalizado porque es muy turístico, no sé si los islandeses irán ahí alguna vez, y la carretera es muy buena. Pero lo bonito es que esa carretera atraviesa unos campos de lava impresionantes y según te vas acercando a la laguna ya ves los humos blancos. Ya cerquita hay incluso lagunas y riachuelos de un azul intenso que te deja sin palabras, sobre todo el contraste del negro y el azul. Conseguí hacer algunas fotos muy bonitas después de borrar unas cuantas pero no sé que hice porque al final no había fotos.

Pues bien, llegamos al parking y nos encontramos con casi todo el parking vacío. Un par de autobuses y muy pocos coches y pensamos qué guay!!!!!! la gente no viene aquí por que pagar 40 euros por el baño es caro... pero... cuando estábamos ya dirección a la puerta se nos acercó un chico de seguridad y nos dijo que la laguna estaba cerrada por un evento privado!!! aggggg que mala suerte!! ya decía que no había mucho coche jajaja. Así que nada nos quedamos sin entrar pero la verdad que los alrededores están muy bonitos y no importa llegar hasta allí.

Con esto terminamos nuestro día, último día en Islandia. Nos fuimos dirección Garður dónde dimos un paseo por la playa y la zona de pueblo tiene poco que ver... similar a todos.




Día 9 en Islandia: Aeropuerto y vuelta a casa


El día siguiente era un día rollo, aeropuerto, devolver el coche, últimas compras y ya preparados para embarcar en un vuelo puntual dirección Londres con salida al medio día. 

El aeropuerto de Islandia es bastante nuevo y tiene de todo pero tampoco es muy grande así que todo lo hicimos bastante rápido. Lo más curioso fue ir votando en unas máquinas con caritas sonrientes o tristes en función de cómo había ido por ejemplo el control de equipajes jaja, ahora esas máquinas ya están también en el aeropuerto de Madrid.

Lo más bonito del día fue el despegue, tenía ventanilla y pude ver y despedirme un poquito del paisaje Islandés pero lo mejor de todo fue ver muy bien las Islas Vestman. Por supuesto son volcánicas y pude ver con total claridad los volcanes de la isla Heimaey, qué es la única habitada.




Ahora sí termina el viaje de 8 - 9 días completos recorriendo todas las zonas principales de Islandia. 

Un viaje que no puede dejar indiferente, pasar de hielo a fuego se hace en pocos kilómetros. La soledad de muchos parajes y sus espectaculares cascadas lo han convertido en uno de los viajes más bonitos y que seguramente recordaré siempre. 

¿Volveremos? es difícil decirlo pues la lista de lugares que quiero ver es tan enorme que incluso me preocupa, pero vamos, que si Islandia se vuelve a cruzar en mi camino iría sin pensarlo dos veces. 

Islandia es un viaje distinto, te tiene que gustar la naturaleza viva y pura, con comodidades las justas y tener asumido que lo mismo llueve, que hace Sol, que te lleva el viento volando. Pero Islandia merece tanto la pena que incluso emociona.



SI QUIERES LEER OTRA ETAPA DEL VIAJE POR ISLANDIA AQUÍ TIENES TODA LA RUTA:


Día 1 : Círculo Dorado y dormir en Selfoss

Día 2 : Recorrido desde Selfoss hasta Vik pero retrocedimos para dormir en Skógafoss

Día 4 : Recorrimos los fiordos del Este y dormir en una bonita cabaña en Egilsstadir

Día 8 : Reikiavik

Día 9 : Vuelta a casa


No hay comentarios:
Escribir comentarios