martes, 30 de abril de 2019

Cosas curiosas para recordar del viaje a Japón




Te quiero contar un conjunto de sensaciones y cosas curiosas que recordaré siempre del viaje a Japón. Seguramente muchas de las curiosidades ya las conoces, pues creo que a todos los que viajamos a Japón nos sorprende más o menos lo mismo y hasta incluso yo, que nunca he sido muy apasionada de Japón, había oído hablar de ellas, y una vez allí y lo vives en directo impactan un poco. Y también te quiero contar muchas sensaciones bonitas que hicieron que Japón me conquistara, pues sí, me conquistó casi desde el primer día. En definitiva, 50 cosas curiosas para recordar del viaje a Japón y demostrar lo mucho que me ha encantado.


Cuando les dije a mis padres que el siguiente viaje sería a Japón lo primero que preguntaron fue ¿para qué? ¿qué hay que ver ahí?, no tiene que tener mucho qué ver ese país no?... eso fue lo que pensaron jajaja.

Es verdad que últimamente está muy de moda viajar a Japón, pero si lo piensas en realidad, ¿qué hay que ver en Japón? dirías templos, dirías manga, neones, quizás paisajes y si andas bien de geografía podrías decir que el monte Fuji está en Japón, pero creo que salvo que hayas leído antes sobre el país no te vendrá ningún monumento o lugar clave a la cabeza, al menos eso me pasaba a mí. 

Cuando pensaba en Tokio me venía una idea de un Nueva York pero asiático pero sin ningún monumento clave. Así que entiendo la reacción inicial de mis padres, incluso, después de haber estado ahí, seguiría sin saber decir qué hay que ver en Japón. Vale sí, te puedo dar una lista de lugares que no te puedes perder, de templos o de tiendas, pero ninguna de ellos son conocidos mundialmente, tanto como una Torre Eiffel, un Coliseo Romano o el Cañón del Colorado. Y sin embargo he vuelto enamorada.

Pero entonces ¿qué tiene Japón que tanto engancha? pues creo que lo tiene todo, es quizás el impacto, el contraste, comparar su forma de vida con la tuya, o pensar que cuando allí ya es Martes en España sigue siendo Lunes jajaja... creo que si me ha encantado Japón ha sido más bien por las sensaciones o por lo que he sentido allí, más que por un monumento concreto. El asombrarme con los carteles, alucinar con la gente y las sonrisas, el orden, el silencio, la limpieza, la seguridad que sientes en todo momento... y quién me lo diría a mí que incluso con la comida!

Por eso, la primera entrada que escriba sobre Japón no podía ser otra que ese conjunto de sensaciones y de cosas curiosas que he sentido durante el viaje. Las anotaba cada día en mi cuaderno para que no se me olvidaran, aunque muchas de ellas se repetían una y otra vez cada día. Es de los pocos viajes de los que me ha dado pena volver.

La lista está escrita en orden, según ocurrían durante los días:


COSAS CURIOSAS Y QUE RECORDARÉ DE ESTE VIAJE A JAPÓN



1. La primera reverencia al coger el autobús en el aeropuerto y la sonrisa enorme del conductor. Las reverencias será una constante en todo el viaje.

2. Ahí por primera vez me di cuenta de que usan las dos manos para coger los billetes y también cuando te van a dar algo cómo un ticket o una bolsa. Quizás esto solo ocurre en comercios y lugares de atención al público pero es algo que llama la atención, parece que te están dando un tesoro. Un ticket de la compra es un tesoro que te da miedo incluso arrugar!

3. De camino a Tokio pude ver la primera imagen que reconocía de la ciudad, la Tokyo SkyTree, ¡Qué emoción! También la noria que está en Odaiba. Aquí es cuando empecé a ser consciente que estaba realmente aquí.


Tokyo SkyTree mirador de Tokio

4. Y la primera toma de contacto con Tokio fue en Ginza, tiendas lujosas, carteles y muchas luces. Me recordaba un poco a Nueva York, es cierto que con otro estilo arquitectónico y la gente paseaba cómo más ordenada.


tiendas en Ginza Tokio

5. La limpieza en general. Las calles están impecables aunque no hay papeleras, y esto de no haber papeleras hizo que llevara los bolsillos del abrigo lleno de papeles y cosas que quería tirar en algún lado. Es posible que algunos de estos restos hayan vuelto a España.

6. El silencio. De esto te das cuenta en las primeras horas en Japón y en el primer paseo por Tokio. Entras a una cafetería o un restaurante y nadie habla, da hasta cosa hablar tu, y esta sensación se amplió al día siguiente al coger el metro. Nadie habla en el metro.

7. El metro de Tokio es una maravilla, limpio o más bien impecable, puntual, frecuente y divertido. Lo de divertido no es por que te vayas a encontrar músicos o japoneses haciendo algo divertido, nooo van todos en silencio, es divertido porque en cada estación suena una musiquita diferente y muy alegre. Parece que estás dentro de un videojuego y cuando llegas a una nueva estación te han dado un premio o te has pasado la pantalla. Y si a eso le añado los anuncios con dibujos de avisos importantes para mí era todo un subidón ir en metro. Quizás si lo haces una y otra vez deja de llamarte la atención, pero para unos turistas recién llegados te aseguro que llama la atención y es una de esas cosas curiosas que recordaré del viaje a Japón.

carteles curiosos metro Tokio

8. Las máquinas de metro para comprar el ticket parecen futuristas, pero luego son muy fáciles de utilizar, más que las del metro de Madrid, algunas tienen la opción de español y todo.

9. Lo difícil que es salir la exterior desde algunas estaciones de metro o de tren. En algunas asumí que quizás me quedaría ahí para siempre, dando vueltas, menos mal que hay restaurantes y baños limpios para sobrevivir por el Tokio bajo tierra.

10. Colapsar con tanto estímulo publicitario, de esto ya me doy cuenta en el metro pero cuando empiezas a conocer Tokio, sobre todo esas primeras horas o días en los que todo te sorprende, los carteles, las luces, las tiendas, uffff no sabes a dónde mirar y a qué prestar atención.


publicidad en Tokio

carteles y dibujos en Tokio

11. Escuchar en varios lugares la canción de "Despacito" de Luis Fonsi pero en versión japonesa cantada por algún cantante japonés. Esto me hizo mucha gracia.

12. Bebidas curiosas como la Fanta de Uva (seguro que las hay más curiosas pero no soy de demasiados experimentos).

13. Estar en un Starbucks y escuchar cada vez que entra alguien "Konnichiwaaaaaaaaa" así alargaaaaado. Al final me puso dolor de cabeza, porque con la gente que entra a un Starbucks y que todos los trabajadores saluden, ufffff un poco agotador.

14. Un abuelete pensó que esta turista no sería capaz de abrir unos botecillos de leche, a ver, se me estaban resistiendo la verdad, pues él dejó su café, y me preparó el mío, y luego me hizo reverencias jajaja, y yo, imagino que le hice reverencias también.

15. Y hablando de abueletes, uno que hablaba español en Kamakura y que nos contó curiosidades de la ciudad mientras caminábamos por la calle. En otro país habría pensando que es un caza turistas, pero en Japón no se me pasó por la cabeza, simplemente era un señor que escuchó español y sin más quiso hablar.

16. Y ya que estoy hablando de Kamakura la ruta de senderismo en la que quizás por el cansancio de los días o por no dormir bien, la cosa es que me costó un poco, era difícil por las ramas de los árboles, ya la contaré, pues ahí unas abuelitas llevaban un ritmo increíble!! por supuesto saludaron y unas reverencias en medio del campo al adelantar. Menuda agilidad tenían. Ahí me dí cuenta que no estoy muy en forma...


ruta senderismo Kamakura

17. Y una sorpresa, un pequeño bosque de bambú! pensaba que esto no lo vería en el viaje a Japón y mira por donde en la ruta de senderismo por Kamakura había uno! No se podía pasar pero aún así fue una alegría encontrarlo.


bosque bambú en japón

18. Por las calles no se puede fumar, hay carteles que te lo recuerdan constantemente, pero luego hay unas zonas para fumadores, en parques o en calles, y ahí se concentran todos los fumadores que si pasas cerca viene un humo y un olor que te falta el aire jajaja

19. Sobre las réplicas de los platos de comida de plástico ya había leído antes de viajar a Japón pero la verdad una vez las ves en directo son impresionantes. Qué calidad jajajaja, te hacen querer comerte cada plato y eso que yo no soy muy de investigar gastronómicamente hablando. ¿Qué me dices de esos helados tan Kawaii?


platos y comidas curiosos japon

20. También había leído sobre las máquinas de bebida en los lugares más insospechados. Y es verdad, hasta que no estás allí y ves que hay una máquina en cada calle, bueno en cada calle hay varias, cerca de cada templo e incluso en medio del campo, no eres tan consciente de la magnitud. Incluso en Yanaka, un barrio de Tokio de casitas y templos, había casas que tenían su propia máquina de bebidas en la puerta!

máquinas de bebidas en japon

21. Comidas un poco raras, un sandwich de fresas con nata, un sandwich con noodles y seguramente muchas cosas más que no entendí. También había hamburguesas con el pan una cara de un oso panda.


hamburguesas panga en japon

tiendas bonitas y curiosas en tokio

22. Llegar a un parque y ver gente desperdigada, sin moverse, mirando el móvil. Y piensas, pasa algo. Están jugando a algo, pero el qué... hay unas 50 personas. Días más tarde la misma situación en la parada de metro de Ginza, hombres trajeados, como hipnotizados. Me asomo a un móvil y es Pokemon Go!!!!! jajaja y yo que pensaba que ese juego ya había desaparecido!!! pues en Japón no!!

23. Señales divertidas para indicar peligros. Me habría encantado hacer fotos a todas pero me habría quedado sin memoria en la cámara.

carteles peligro divertidos tokio

24. Los mini coches o coches sin morro, me parecían muy graciosos. Y por supuesto los taxis, aunque sobre esto ya había leído, pero me parecían muy curiosos los que eran estilo "vintage", con los asientos con los tapetes que tenía mi abuela y las puertas que se abren solas.

25. Las mascarillas, ya sabía que habría mucha gente con mascarilla, pero hasta que no estás allí no te das cuenta de cuanto se llevan. Es el look de moda. No sé si es por no contagiar o por evitar contagio, quizás por todo. Pero es algo curioso. Lo que no sé es porque son todas blancas, ya puestos, deberían llevar de Hello Kitty y esas cosas, al menos son más divertidas.

26. Los helados y los crêpes. Algunos de ellos tan bonitos que dan pena comerlos.

27. La comida. En general más fácil comer de lo que pensaba, en Tokio por las zonas principales está todo en inglés y sino eliges a dedo. Y una vez me dieron una cuchara para comer el arroz... sí, lo de los palillos no es lo mío.

28. Coincidió el viaje con las elecciones, o eso parecía, la tema es que había unos paneles muy ordenados con fotos que diría que son de candidatos electorales. Pero lo mejor, es que durante toda la semana se paseaban coches dando mítines. Pensaba que era una grabación, pero no, va una mujer (normalmente eran voz de mujer) hablando todo el rato. De vez en cuando se paraba el coche y bajaba una persona que llevaba una cinta, así como de miss o mister Japón jajaja e incluso daba abrazos a la gente.


elecciones en tokio

29. Por Omotesando, una de las avenidas más importantes de Tokio, pasaban camiones enormes pero de grupos musicales de pop, con música a tope. Algo muy llamativo que nunca había visto en otras ciudades.

30. Fueron muchos kilómetros andando por Tokio, pasando por barrios residenciales de esos que no tienen nada que ver, pero que sin embargo tanto aportan. Supermercados grandes con todo en japones y nada de inglés, niños saliendo del cole a los que les daría un achuchón con su gorro y su mochila cuadrada, como en los dibujos, y hablando de niños, en los colegios ponían carteles, y esta vez en inglés, de que por favor no hicieran fotos a los niños!!! yo nunca lo hice, pero es verdad que les hacen. Por estas calles residenciales se veían autobuses divertidos, mucha gente en bici, callejuelas con casas bajas y obras, y templos y santuarios pequeños. Ah, y muy pocos o prácticamente ningún banco para sentarte.

autobus escolar en tokio

31. En Japón se pueden encontrar algunas cosas que nos parecen raras a los turistas, bueno algunas no, muchas, pero imagino que a ellos les pasará lo mismo cuando vienen a Europa. Una de esas cosas es la evacuación en caso de incendio con globos en la cabeza!!! jajaja

incendio tokio globos

32. Todos conocemos los baños futuristas japoneses, desde luego es curioso, y solamente tuve problemas una vez para tirar de la cadena. No había manera, en un botón sonó como unas olas del mar, en otro botón se movió, en otro conseguí que salieran unos chorros y eso sirvió para limpiarlo, pero creo que no era el "tirar de la cadena" que estaba buscando jajaja. Y bueno, ya que estás en Japón, una cosa curiosa que puedes hacer es probar el chorrito limpiador de culete jajaja.

33. En algún baño encontré que había una sillita para dejar al niño sentado mientras haces tus cosas jajaja

baños futuristas japoneses

34. Hay muchos cuervos, y además son enormes, para que te hagas una idea son tamaño gato, en algunos parques había señales de cuidado con la comida y con los cuervos.

35. Los días de Sol muchas mujeres llevaban paraguas oscuros. Cuando llueve los paraguas son transparentes.

36. También hubo tranquilidad y lugares más tradicionales gracias a Kawagoe.


tranquilidad en kawagoe

japon tradiccional

37. El viaje a Japón ha coincidido con la temporada de Sakura, es decir con los cerezos en flor, o bueno en realidad era la parte final, pero aún así había parques que estaban preciosos y eso era una locura fotográfica! Nunca había visto tanta gente haciendo fotos a los cerezos, incluso voluntarios (gratis) estaban allí para hacerte la foto. No puedo negar que me encantaron.

temporada de sakura en japon

38. Tokyo 2020 por las Olimpiadas está por todos los sitios. Las olimpiadas van a ser increíbles al menos en publicidad y regalos. Y cómo no podía ser de otra forma las mascotas son unos muñecos.

tokyo 2020 mascotas

39. Subir al Tocho, o el mirador gratis de Tokio en la planta 45, y ver el monte Fuji! Aunque había algo de niebla y nubes pero si te fijas bien, se ve!!


monte fuji desde tocho tokio

40. Hay templos con demasiada o muchísima gente, es cierto que son bonitos, pero lo que hay montado con los inciensos y todo eso de las ofrendas, con todos los turistas haciendo lo mismo sin enterarte bien de lo que haces no me gustó mucho. Sí si, ya sé que hay que lavarse las manos (o temizu), que los inciensos son ofrendas y que las tablillas Ema hay que dejarlas colgadas, pero con tanta gente no me transmitían nada especial. Los templos que me gustaron fueron los pequeños, los que llegabas de casualidad y en los que no había prácticamente nadie.

41. No entendí bien lo que es un templo y la diferencia con los santuarios, y eso que llevaba una lista con las características de cada uno para no ir demasiado perdida, sé que los templos son budistas y los santuarios sintoístas y que adoran los kami (algo así como espíritus), pero una vez allí era un poco confuso jajaja, pero si hay algo que me gustaba era los jardines, el olor y si tienes suerte que no encuentres gente, esos transmiten mucha paz. Lo mejor es entrar en los que veas por el camino, sin saber ni siquiera que estás visitando, los pequeñitos a los que va la gente de barrio e investigarlos jajaja.


templos en tokio

santuarios japon

42. No me pueden gustar más los jardines japoneses, aunque esto ya lo sabía antes de ir a Japón, pero una vez allí los hay preciosos. Algunos de pago, y casi que creo que precisamente por eso hay menos gente y por tanto son más tranquilos. Y luego otros, en algunos templos o santuarios que no esperas encontrar, son toda una sorpresa. Y luego están esos patios que llaman zen. Otra cosa bonita de los jardines japoneses es que en la mayoría de los lagos tienen sorpresa, algunos tienen unos peces más grandes que mi brazo y otros tienen tortugas!!


jardín japonés

43. Ya eran unos cuantos días viendo señales divertidas, en Japón hay dibujitos para indicar cualquier cosa, desde un peligro, las instrucciones de algo, incluso en la comida instrucciones para prepararla. Pero si hay una señal que me pareció encantadora fue las instrucciones para lavarte las manos, y purificarte, antes de entrar en los templos. Esta señal estaba en un templo pequeñito de barrio y sin turistas.


lavarse manos entrada templos japon

44. Hay gente (bueno japoneses) que se quedan dormidos, es como si les apagaran un chip, que en el fondo me da envidia, pero se dormían en cafeterías, en el 7 eleven, en el tren y en el metro. Incluso en un pachinko estaba dormido uno!!! con el ruido que hay ahí!!

45. Dentro de las cosas curiosas para recordar del viaje a Japón se encuentran las tiendas para comprar manga o regalos de Hello Kitty, Pokémon, Miffy, Sailor Moon, One Piece o Totoro que esta por todas partes. Me habría comprado bolis, cuadernos, pegatinas, chapas, peluches y cualquier cosa que te puedas imaginar de todos ellos. Incluso de muchos que no tenía ni idea ni de que eran, pero todos me gustan, pero luego reflexionas y dices, ¿para qué quiero todo esto? jajaja. Aún así me compré alguna cosa, y siempre recordaré cada tienda en la que entraba y alucinaba. Incluso en las de manga en las que salí sin entender lo que había visto, un poco en shock y no sé ni describirlo.


compras divertidas tokio

manga, regalos en tokio


46. Pensaba que las máquinas de gashapon no me sorprenderían, esas máquinas de bolas que dentro llevan un regalo normalmente una figurita, pues no sé si es por que hay taaaaaantas que ya quieres probarlas! y no una vez, si no varias, por que cada vez que miras ves alguna figura que no está mal jajaja y dices: "bueno, esto es algo muy japonés, habrá que probarlo ;-)". 

gashapon en tokio

47. Había leído sobre los cafés de gatos, esos en los que pagas unos minutos y acaricias un gato, creo que todos hemos escuchado hablar de ellos, pero lo que no había escuchado es que también hay de buhos!! Bueno incluso había una chica con el buho en la calle. Sinceramente esto no me gustó nada!

48. Los cables de electricidad por la calle y todos enredados. Desde el primer día me fijé en esto pero sobre todo te das cuenta cuando visitas zonas más periféricas. Sobre esto tenía una duda y es que siendo Japón un país con tantos terremotos no tengo claro que esto sea muy seguro...


cables de la luz en japon

49. Y una cosa que quiero nombrar casi al final del todo pero por ser algo que se acumula de todos los días, es lo segura que me he sentido todos los días en Japón o la seguridad en general. Estar en un restaurante y ver cómo la gente deja sus bolsos en la mesa, solos, y se van al baño. Ver cómo sacan la cartera en medio de la calle. Ver cómo dejan las bicis sin candado (y esto me asomé para comprobarlo y muchas están sin candado), ver cómo unos zapatos de bebé estuvieron en una esquina casi 7 días sin que nadie los tocara,... y no pienses que es todo tan ideal, que también había mendigos (por UENO hay muchos, por la zona de Shinjuku también bastantes) y también verás gente bastante raruna sobre todo en Shinjuku en Tokio, pero en general lo que sentía era muuucha seguridad y tranquilidad al saber que nadie intentaría ni timarte, ni liarte ni nada. Y todo esto en Tokio, que si luego ya sales y te vas a zonas más rurales, es una maravilla.

50. En la facturación del vuelo de vuelta llegamos antes de que abrieran los mostradores para dejar las maletas, pues bien, se juntaron todos los empleados, se pusieron en fila, y todos a la vez hicieron una reverencia a todos los que estábamos en la cola. Impresionante.


la mujer en japon

Y para terminar si hay algo por lo que recordaré Japón será por los neones de Tokio, gente "peculiar" o bueno como he leído que se llama lolitas, cosplay y esas cosas, los también llamados salary man, que no sé por qué no hay salary woman, gente en kimono aunque muchos son alquilados para hacerse fotos, anuncios manga, las chicas esas vestidas de camarera, mangas de chicas irreales por no llamarlos porno, que porno también, los love hoteles en los que piensas que una calle al lado está llena de Hello Kitty, un poco raro todo, los recreativos, las máquinas esas de regalos o gashapon, los pachinkos, todo el mundo kawaii que tanto me gusta, y sí, en Japón no puede faltar un templo y un santuario detrás de otro, algunos decepcionan por lo muy saturados que están y cuando has perdido toda la esperanza de encontrar uno que realmente te transmita algo lo encuentras, y no una vez, si no muchas! y una ruta de senderismo sin nadie, unos jardines preciosos, conocer la ciudad sin casi turismo occidental de Kawagoe, probar comidas sin tener muy claro qué estás comiendo...

Todo eso junto con la lista que ya te he dado, y más que seguro se me olvida, es la mezcla que forma la imagen que me he llevado de Japón, son los recuerdos de un viaje y las cosas curiosas para recordar de Japón, que no tengo claro si he comprendido, pero que me ha encantado conocer y ahora entiendo, o al menos creo entender, por qué hay a tanta gente que le engancha y se enamora de Japón. Me ha faltado tiempo. Mucho tiempo.





No hay comentarios:
Escribir comentarios